Ads 468x60px

Labels

Páginas vistas en total

sábado, 30 de abril de 2011

Manantiales de sangre contra la guerra

Desfiladero
 
Manantiales de sangre contra la guerra

Jaime Avilés
Proceso

Uno de los aspectos menos conocidos, y más peligrosos, del proyecto de reformas a la Ley de Seguridad Nacional, que la clase política discutió en estos días, dentro y fuera del Congreso de la Unión, es el que contempla la creación de un consejo de seguridad nacional”, integrado por los secretarios de Defensa, Marina, Seguridad Pública, Gobernación, la PGR y el Cisen –es decir, una junta cívico-militar al estilo sudamericano–, que tendría facultades para ordenar la intervención de las fuerzas armadas en situaciones que a su juicio pudieran poner en peligro la “seguridad interior”, un privilegio del que también disfrutaría, por su solitaria parte, el titular del Ejecutivo federal cuando le diera la gana.
Los únicos requisitos que tanto la junta como el Ejecutivo estarían obligados a cumplir para que su actuación se considerara legal en este aspecto serían dos: el primero, publicar en el Diario Oficial de la Federación su decisión de enviar tropas al combate en cualquier lugar del país, y el segundo, informar de lo que suceda en el frente de batalla a una comisión formada por senadores y diputados, a más tardar 30 días después del incio de las hostilidades.
Resulta innecesario decir que esta fórmula burocrática para establecer una “dictadura constitucional” en nuestro país ostenta el sello “made in USA”. Se trata de un obsequio del gobierno de Hillary Clinton (y de su elegante mayordomo) al régimen espurio de la olinarquía mexicana a través de la Iniciativa Mérida.
Sin embargo, la enjundia y el entusiasmo frenético –y por momentos histérico– que derrocharon los diputados leales a Enrique Peña Nieto para tratar de imponer esta monstruosidad en San Lázaro, dispuestos a pagar por ella cualquier costo político, revela que el gobernador mexiquense trata de convertirse en el hombre clave de Washington en Toluca, y en el candidato de las barras y las estrellas para el año entrante, con pésimos resultados, por fortuna... y por ahora.
Sólo por ahora. Podemos prever, con toda certeza, que en caso de llegar a Los Pinos en 2012, Peña Nieto impulsará nuevamente la aprobación de estas reformas golpistas y dictatoriales, que legalizarían el terrorismo de Estado y convertirían a las fuerzas armadas en policía política.
¿Por qué Peña Nieto apostó su futuro a esta carta? ¿Por qué Humberto Moreira, el dizque líder nacional del PRI, lo respaldó con los ojos cerrados? ¿Por qué Beatriz Paredes tuvo que bajarse al ruedo a pedirles un poco de calma a sus compañeros de partido, preguntándoles a qué obedecían sus prisas, cuando los del PAN, dijo textualmente, “ni siquiera se despeinan” por esta ley que en teoría les interesa mucho más que se apruebe?
Hay conclusiones evidentes. Hillary Clinton, Carlos Salinas de Gortari y antes que ellos el propio Calderón, saben que en el PAN no hay nadie que pueda competir con éxito en la contienda presidencial de 2012. Como antes, como siempre, necesitan al PRI, para que éste garantice el dominio de la olinarquía nacional y extranjera durante seis años más. En otras palabras, Peña Nieto es ya el candidato de Calderón, y lo seguirá siendo después del próximo 3 de julio si retiene la gubernatura del estado de México. Porque si pierde en su propia cancha ante Alejandro Encinas y las fuerzas que simpatizan con López Obrador, Calderón tendrá que empezar a platicar con Manlio Fabio Beltrones.
Lo cierto, lo inocultable, es que en Estados Unidos y mucho menos acá, quienes mandan y quienes obedecen no pretenden, de ninguna manera, modificar la política económica ni la política social, pero tampoco planean rectificar su supuesta “estrategia de guerra” –si algún día la tuvieron– contra el narcotráfico.
Todo lo contrario: intentarán mantenerla y profundizarla, para justificar de tal modo la presencia de las fuerzas armadas en las calles, aunque soldados, marinos y policías federales no hayan sido capaces de contener o frenar esta carnicería que ahora nos enseña un rostro nuevo y aun más terrible en las narcofosas que se multiplican por todo el norte del país, pero que pronto, no hay por qué dudarlo, aparecerán también en el sur.
Ahora que Calderón y Peña Nieto han exhibido sus intenciones de preservar esta violencia, cobra mayor importancia la campaña “No + sangre”, que a partir de hoy va a extenderse e intensificarse, con vistas a la concentración del próximo domingo 8 de mayo en el Zócalo, que recibirá a los caminantes silenciosos de Cuernavaca, a cuyo encuentro acudiremos miles y miles de capitalinos. Ese día, por el bien de todos, debe comenzar una nueva etapa de la lucha contra la guerra estúpida e hipócrita, que sólo estaremos en verdaderas condiciones de terminar cuando la olinarquía que se nutre de ella sea echada del poder.
Carta a los romanos
Mañana, Felipe Calderón Narcofosa asistirá a una reunión de negocios en el Vaticano. Los amigos de México en Roma, aquellos que contemplan con horror el genocidio que nos han condenado a sufrir indefinidamente pero que, nos lo garantizan desde ahora, se prolongará todavía muchos años, podrían manifestar su repudio al principal responsable de esta catástrofe, imitando, por ejemplo, a los ingeniosos y valientes activistas de Cuernavaca que, hace algunos días, tiñeron de rojo las aguas de la fuente de la paloma de paz.
Roma, cari amici, es la ciudad de las fuentes. Y para convertirlas en una metáfora y al mismo tiempo en una denuncia del baño de sangre que nos ahoga, se necesita poner en práctica un procedimiento muy sencillo. Para no envenenar a los pajaritos, a las abejas, a las mariposas, pero tampoco a los perros y gatos sin dueño que calman su sed bebiendo el agua de las fuentes públicas, los de Cuernavaca utilizaron pintura vegetal color rojo grosella, que sirve para decorar pasteles y no contamina.
Imaginen el efecto que lograrían, amigos romanos, al solidarizarse con nuestro desdichado país, si tiñeran la fontana di Trevi, las de Piazza Navona y Piazza di Spagna, y tantas más. A la mejor, si lo hacen y la prensa lo difunde, en otras grandes ciudades de Europa y de América Latina, donde México tiene tantos amigos, otras personas podrían animarse a decorar las fuentes más cercanas a su corazón, por ejemplo, la del bulevar Saint-Michelle, a la salida del metro del mismo nombre en París, o la de Cibeles en el corazón de Madrid, o las de las Ramblas allá en Barcelona, o las de Plaza Cagancha en Montevideo, o la hermosa y siempre concurrida de la placita Serrano en Buenos Aires, por mencionar algunas.
Sería una trágica pero hermosa forma de recordarle al mundo –sobre todo en los países que exportan pobres a Estados Unidos a través del territorio mexicano, donde éstos son víctimas de la policía, los narcos, los traficantes de órganos y de personas, pero también de los policías federales y un largo etcétera– que si bien el agua dulce brota del fondo de la tierra, se mancha de sangre inocente al pasar por las narcofosas, y las fuentes no deben disimular con su belleza hipócrita lo que nos está sucediendo.
Porque es injusto. Porque es inhumano. Y porque no tiene ninguna razón de ser. Si se atreven a teñir sus fuentes, amici di Roma, tengan presente que por cada metro cúbico de agua se requiere un kilo de anilina. Además, la visita de Calderón a Benedicto XVI coincidirá con las fiestas del 1º de mayo. A presto!

sábado, 16 de abril de 2011

"Estrategia anticrimen" del PRI

El PRI y la nueva estrategia anticrimen

Jesusa Cervantes
Proceso
MÉXICO, DF, 15 de abril (apro).-

Mientras la ciudadanía sigue pidiendo en las calles que se detenga la estrategia de Felipe Calderón para acabar con el crimen organizado, en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) parecen reactivarse las cosas y ya empiezan a operar con respecto del tema del combate al narcotráfico.

         A casi dos meses de haber asumido la presidencia de ese partido, Humberto Moreira ha decidido tomar cartas en el asunto y empujar por un combate al narcotráfico un poco más ordenado.

         Me explico. Hace un año, el Senado de la República aprobó cambios a la Ley de Seguridad Nacional para darle a las Fuerzas Armadas parte de lo que han solicitado: los instrumentos jurídicos para participar en la lucha contra el narcotráfico, dejar de “auxiliar” a las policías federales en este ataque y convertirse en protagonistas de la estrategia contra la delincuencia organizada.

         Sin embargo, lo aprobado por el Senado no fue lo que los generales pidieron, incluso ni siquiera llegaron a incluirse sus propuestas en la iniciativa de modificación que envió Calderón Hinojosa.

         El documento que salió de la Secretaría de Gobernación (Segob) fue elaborado por todos los actores de la seguridad nacional, menos por las Fuerzas Armadas.

         El Senado de la República le dio a Calderón los cambios que pedía, e incluso le agregó otros para que se busque el respeto a los derechos humanos.

         Pero al llegar la minuta a la Cámara de Diputados, ésta se quedó en la congeladora. Bueno, es un decir, porque las Fuerzas Armadas empezaron a “rehacer” la minuta y, junto con PAN, PRI y el respaldo de algunos perredistas, elaboraron un nuevo documento.

         En diciembre de 2010 ya se contaba con el texto, pero a la salida del presidente de la Comisión de la Defensa Nacional, Ardelio Vargas, todo se detuvo nuevamente.

         Apenas el mes pasado, el PRI designó a un nuevo presidente, el neoleonés Rogelio Cerda. Luego, los generales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) acudieron, por primera ocasión, a la Cámara de Diputados, se entrevistaron con el presidente de la Mesa Directiva, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín.

         Luego de una hora, el propio presidente de Cámara les anunció que todo parecía indicar que en este periodo no habría Ley de Seguridad Nacional. Y así será.

         Pero lo que no dijo Ramírez Marín es que el nuevo presidente del PRI, Humberto Moreira, quien goza de excelentes relaciones con los principales hombres de la Sedena, estaba tratando de destrabar el asunto.

         Así, apenas el lunes 4 hubo un nuevo encuentro en el que el PRI presentó finalmente otra propuesta de reforma y se llegó al acuerdo de trabajar durante estos meses que vienes para tener todo listo y, en diciembre próximo, aprobar los cambios a la ley.

         Por lo menos este es el pronóstico que tienen en el PRI de Humberto Moreira y en la propia Sedena, quienes suponen que al reactivarse las pláticas con los legisladores priistas es posible que antes de que concluya el sexenio de Calderón Hinojosa los militares cuenten con una ley que evite sean juzgados por “crímenes de guerra” o por violaciones a los derechos humanos o a las garantías individuales.

         Y el tema aquí no es juzgar a los militares que participan en el combate al crimen organizado. El punto es darles los instrumentos jurídicos y las reglas para que ello suceda, pero claro está que sí sean juzgados cuando caigan o hayan incurrido en violaciones a la ley.

         El otro punto es qué tanto puede influir el PRI que encabeza Moreira para cambiar la estrategia emprendida por Felipe Calderón en el combate al narcotráfico y detener este baño de sangre. La muerte en bloque de tantos mexicanos, sicarios o no, indocumentados o no, civiles o no, nada justifica que se les asesine, se acabe con ellos y sean apilados en fosas clandestinas.

         México no necesita ni un muerto más, lo que requiere son hombres de Estado que estén dispuestos a brindar protección, salud, vivienda, trabajo y paz a la población.


¡No más sangre! ¡Alto a la impunidad!


lunes, 4 de abril de 2011

Hasta la madre ( carta abierta )

Javier Sicilia: Carta abierta a políticos y criminales

Javier Sicilia
MÉXICO, DF., 3 de abril (Proceso).-

El brutal asesinato de mi hijo Juan Francisco, de Julio César Romero Jaime, de Luis Antonio Romero Jaime y de Gabriel Anejo Escalera, se suma a los de tantos otros muchachos y muchachas que han sido igualmente asesinados a lo largo y ancho del país a causa no sólo de la guerra desatada por el gobierno de Calderón contra el crimen organizado, sino del pudrimiento del corazón que se ha apoderado de la mal llamada clase política y de la clase criminal, que ha roto sus códigos de honor.

No quiero, en esta carta, hablarles de las virtudes de mi hijo, que eran inmensas, ni de las de los otros muchachos que vi florecer a su lado, estudiando, jugando, amando, creciendo, para servir, como tantos otros muchachos, a este país que ustedes han desgarrado. Hablar de ello no serviría más que para conmover lo que ya de por sí conmueve el corazón de la ciudadanía hasta la indignación. No quiero tampoco hablar del dolor de mi familia y de la familia de cada uno de los muchachos destruidos. Para ese dolor no hay palabras –sólo la poesía puede acercarse un poco a él, y ustedes no saben de poesía–. Lo que hoy quiero decirles desde esas vidas mutiladas, desde ese dolor que carece de nombre porque es fruto de lo que no pertenece a la naturaleza –la muerte de un hijo es siempre antinatural y por ello carece de nombre: entonces no se es huérfano ni viudo, se es simple y dolorosamente nada–, desde esas vidas mutiladas, repito, desde ese sufrimiento, desde la indignación que esas muertes han provocado, es simplemente que estamos hasta la madre. 

Estamos hasta la madre de ustedes, políticos –y cuando digo políticos no me refiero a ninguno en particular, sino a una buena parte de ustedes, incluyendo a quienes componen los partidos–, porque en sus luchas por el poder han desgarrado el tejido de la nación, porque en medio de esta guerra mal planteada, mal hecha, mal dirigida, de esta guerra que ha puesto al país en estado de emergencia, han sido incapaces –a causa de sus mezquindades, de sus pugnas, de su miserable grilla, de su lucha por el poder– de crear los consensos que la nación necesita para encontrar la unidad sin la cual este país no tendrá salida; estamos hasta la madre, porque la corrupción de las instituciones judiciales genera la complicidad con el crimen y la impunidad para cometerlo; porque, en medio de esa corrupción que muestra el fracaso del Estado, cada ciudadano de este país ha sido reducido a lo que el filósofo Giorgio Agamben llamó, con palabra griega, zoe: la vida no protegida, la vida de un animal, de un ser que puede ser violentado, secuestrado, vejado y asesinado impunemente; estamos hasta la madre porque sólo tienen imaginación para la violencia, para las armas, para el insulto y, con ello, un profundo desprecio por la educación, la cultura y las oportunidades de trabajo honrado y bueno, que es lo que hace a las buenas naciones; estamos hasta la madre porque esa corta imaginación está permitiendo que nuestros muchachos, nuestros hijos, no sólo sean asesinados sino, después, criminalizados, vueltos falsamente culpables para satisfacer el ánimo de esa imaginación; estamos hasta la madre porque otra parte de nuestros muchachos, a causa de la ausencia de un buen plan de gobierno, no tienen oportunidades para educarse, para encontrar un trabajo digno y, arrojados a las periferias, son posibles reclutas para el crimen organizado y la violencia; estamos hasta la madre porque a causa de todo ello la ciudadanía ha perdido confianza en sus gobernantes, en sus policías, en su Ejército, y tiene miedo y dolor; estamos hasta la madre porque lo único que les importa, además de un poder impotente que sólo sirve para administrar la desgracia, es el dinero, el fomento de la competencia, de su pinche “competitividad” y del consumo desmesurado, que son otros nombres de la violencia. 

De ustedes, criminales, estamos hasta la madre, de su violencia, de su pérdida de honorabilidad, de su crueldad, de su sinsentido

sábado, 2 de abril de 2011

El "destape" de un tal Eruviel


El destape de Eruviel

Jesusa Cervantes
Proceso
MÉXICO, D.F., 1 de abril (apro).-

La noche del viernes 25 de marzo, el Estado de México ardía. La imposición del gobernador, Enrique Peña Nieto para que todos los precandidatos aceptaran, sin chistar, al joven Alfredo del Mazo Maza, actual alcalde de Huixquilucan, como el candidato de unidad para el gobierno mexiquense, había causado molestia.

Peña Nieto escuchó de Elba Esther Gordillo un “no” rotundo a su decisión. La profesora advirtió: o cambiaban de candidato o el sindicato magisterial no respaldaría al candidato priista. Total, la maestra ya había ganado algo en todo esto: la alianza electoral PRI-Panal.

Gordillo no aceptaría, de ninguna manera, a un integrante de la familia Del Mazo, pues entre ésta y aquella existe una aversión mutua.

Por si fuera poco, el exgobernador Emilio Chuayffet Chemor, miembro distinguido del Grupo Atlacomulco, manifestó también su desacuerdo: Le debían la candidatura, luego de que en la Cámara de Diputados le arrebataron las posiciones que ya había “apalabrado” para su gente cercana.
Chuayffet quiso primero la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos, luego, que alguno de sus cercanos colaboradores pudiera llegar a la Auditoría Superior de la Federación. Ninguna de las posiciones se le respetó, así es que justo era que el PRI lo restituyera con un candidato al gobierno afín a él: Ernesto Nemer.

Peña Nieto tuvo de escuchar también el descontento de otros dos personajes debido a su mala elección y método para imponer a su candidato: Carlos Salinas de Gortari y Manlio Fabio Beltrones, quienes, por separado, hicieron saber su desacuerdo con el futuro candidato oficialista.

Los cuatro priistas (Gordillo, aunque sin membresía del PRI sigue operando para este partido en muchos estados) hicieron saber su desacuerdo; pero hubo un quinto inconforme, cuya opinión verdaderamente pesó y al final inclinó la balanza imponiéndose sin más.     Se trata del exgobernador Arturo Montiel, quien acaba de editar  su libro Arturo Montiel desde Atlacomulco.

El exgobernador se plantó frente al joven y truculento Peña Nieto para recordarle que “su” gubernatura se la debía a él y no a Alfredo del Mazo. Y por si esto no fuera suficiente para remover alguna fibra de lealtad de Peña, el exgobernador le recordó que en estos días se estará dando a conocer un nuevo libro en donde las figuras principales son los acontecimientos políticos del Estado de México.

Parece ser que esto último fue lo que verdaderamente hizo reflexionar a Peña, quien, sin más, dio marcha atrás y aceptó la propuesta de Arturo Montiel. El exgobernador abrió sus cartas y soltó el nombre de Eruviel Ávila.

Entre los priistas existe el rumor de que Montiel amenazó a Peña con incluir nuevamente dos capítulos del libro que, de última hora, fueron eliminados, pero existen y parece ser que son no sólo reveladores, sino bastante comprometedores para el joven gobernador Peña Nieto.

Eruviel ha ganado en dos ocasiones la presidencia de Ecatepec, uno de los municipios más grandes y más poblados del Estado de México; además, ha sido pupilo de Arturo Montiel. Ambos, dijo el exgobernador, provienen de la misma “cultura del esfuerzo”. Trazo muy lejano a la imagen aburguesada del joven Alfredo del Mazo Maza.

Cuando Montiel propuso a Eruviel los otros cuatro personajes de peso se sumaron de inmediato, así como el nuevo presidente del PRI, Humberto Moreira. Peña Nieto no tuvo otra que olvidarse de su efímera imposición y prometer todo el respaldo al alcalde con licencia de Ecatepec.

Pero Peña no quedó del todo fuera. Entre los cambios, el grupo de los seis hubo de aceptar que un peñista de corazón y que pretendió la candidatura, el diputado Luis Videgaray, quedara como el coordinador de campaña.

Y si Peña perdió, otros avanzaron. Por ejemplo, un hábil y paciente político mexiquense que ha suspirado en dos ocasiones por la candidatura, aprovechó los movimientos y logró imponerse como nuevo presidente de la todopoderosa Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados y dejó la de Derechos Humanos: Alfonso Navarrete PRida. Y como parte del enroque, en ésta última fue impuesto un salinista: Manuel Cadena.

Así, Peña Nieto no solo perdió la candidatura al gobierno del Estado de México, sino que, además, disminuyó sus espacios de operación en la Cámara de Diputados, mientras que su visible contrincante por la candidatura presidencial para el 2012, Manlio Fabio Beltrones Rivera, empezó a operar para ganar simpatizantes a su causa: las reformas a la Ley Federal del Trabajo, las cuales impondrá el PRI en alianza con el PAN. Pero mientras la cúpula priista en la Cámara de Diputados, a cargo de Francisco Rojas, que parece estar muy cercano a Peña Nieto, busca un desgaste por la impopular reforma, Manli Fabio Beltrones se dedica a escuchar atentamente a los sindicatos opositores a las reformas: a la Unión Nacional de Trabajadores.

Y es que aunque las reformas se aprueben en la Cámara de Diputados este mes de abril, cuando lleguen al Senado de la República para su ratificación, modificación o rechazo, Beltrones podrá detenerla obteniendo con ello nuevos adeptos de la UNT.

Dato: Este lunes Arturo Chávez Chávez comparecería ante la Cámara de Diputados para explicar qué está haciendo el gobierno con la ya famosa operación “Rápido y furioso”; ante su salida, será Marisela Morales quien dé cuentas a los legisladores, luego de que sea aprobada por el Senado. No estaría mal, pues finalmente quien tenía a cargo la investigación del tema era justamente la SIEDO, un área en la que ella mandaba.
Comentarios mjcervantes@proceso.com.mx
 

Sample text

Sample Text

div

UN GATO

UN GATO

Sample Text

 
Blogger Templates