Ads 468x60px

Labels

Páginas vistas en total

viernes, 4 de noviembre de 2011


El drama del PRD
LA JORNADA
Arnaldo Córdova

Antonio Gramsci, el gran revolucionario italiano, apuntaba que un partido político debe ser un intelectual colectivo, con una visión de la sociedad que es y tiene que ser fruto del estudio y del análisis profundo y pormenorizado de la misma. No se trataba de un ente abstracto o figurado, sino del concepto que debe definir la organización partidista como elaboradora de conceptos que sean el resultado de la discusión de todos sus miembros y del acuerdo de los mismos, para empezar, en el conocimiento que entre todos deben producir. El partido no es sólo un órgano para la acción, sino, en primer lugar, para el conocimiento del entorno en el que debe actuar.
Si vemos lo que es hoy el PRD (en realidad siempre lo ha sido), sumido en una profunda miseria intelectual, por falta de cuadros que lo cultiven y lo desarrollen como una organización del talento y del conocimiento, lo que encontramos es la corrupción que el dinero público ha llevado a sus entrañas y la conversión de sus dirigentes en auténticos cazadores de fortuna, logreros y corrompidos que han hecho su modo de vida ocupando toda clase de puestos burocráticos o de elección, activistas ignorantes y pragmáticos que, por ejemplo, cuando llegan a ser diputados o senadores, no pueden hacer otra cosa que calentar la curul. Su tarea más frecuente es la de bloquear o anular a otros cuadros mejor preparados.
El partido gramsciano es también una organización colectiva que busca su perfeccionamiento a través del análisis y el debate. Desde luego, se trata de un partido democrático que permite la circulación de ideas y también de los oficios y los quehaceres; todo ello debe traducirse en un recambio oportuno de sus cuadros dirigentes o su sustitución cuando cometen faltas graves contra la legalidad y la vida interna del partido o, incluso, cuando se destacan nuevos cuadros. Se trata, también, por supuesto, de un partido de izquierda cuya existencia está cifrada en el debate y la discusión. Sólo así puede concebirse la vida interna y el desarrollo institucional de un partido.
El PRD es un partido que no sabe discutir, en gran medida, por una enorme ignorancia de sus cuadros, casi todos ellos activistas que sólo son duchos en la grilla y la cosecha de prebendas, pero carentes de ideas y de cultura. Y no estoy pensando en un partido ideal. A pesar de todos sus defectos, ese era el credo de los antiguos partidos de izquierda y, sobre todo, comunistas. Eran partidos de cuadros. El PRD es un partido de masas, pero con una dirección sumamente burocratizada y oportunista.
Es verdad que ningún partido puede ser en realidad democrático, como lo demostró Robert Michels, uno de los pioneros en el estudio de los partidos políticos, porque en ellos siempre se encumbran oligarquías partidistas que muchas veces es imposible cambiar o derrocar. Gramsci lo sabía y de seguro había observado lo mismo en los partidos comunistas de su época. Pero él postulaba un nuevo tipo de partido en el que, precisamente, el debate y la participación activa de sus militantes pusieran al descubierto y pudieran conjurar cualquier intento de oligarquía partidista.
El PRD ha sido un partido oligárquico desde su fundación. Los cardenistas, acostumbrados al tipo de liderazgo que conocieron en el PRI y, siendo mayoría en la nueva organización, impusieron ese tipo de liderazgo, el cual ha acabado por degenerar en dirigencias corruptas y entreguistas que buscan la liquidación del partido (como solía decirse en lenguaje leninista), entregándolo a la derecha más reaccionaria y pasando sobre toda clase de principios que el PRD haya podido enarbolar.
La esencia de un verdadero partido consiste en el debate hacia adentro y hacia afuera, no la componenda de intereses mezquinos. A través del debate se traza la línea política del partido y su táctica en el campo de la lucha política. El debate ayuda a mantener la identidad política del partido; la componenda y el oportunismo aniquilan toda formación partidista, al grado de que ve como muy natural aliarse con los peores enemigos. Resulta ridículo y grotesco, como hacen los chuchos, alegar que eso es hacer política moderna y superar el primitivismo de la izquierda. Aliarse con el PAN es ir al extremo del espectro político y entregarse sin ninguna ventaja a la extrema derecha.
Un partido es un ente colectivo que envuelve intereses superiores a sí mismo. Los intereses partidistas son, por su naturaleza, intereses parciales que no alcanzan para dar su verdadera identidad. Los verdaderos intereses de un partido democrático y de izquierda son los que identifica, siempre desde su particular punto de vista, como los intereses de la nación; puede estar equivocado, pero en todo caso es algo que lo debe caracterizar: su identidad con la nación, con la sociedad. Se trata de su respuesta particular a los grandes problemas nacionales. Un partido sin una visión fundada y legitimada de los intereses nacionales, es una pandilla de vividores sin más intereses que sus muy particulares, tal y como ocurre hoy en el PRD.
Un partido forma sus direcciones a través de una selección rigurosa de sus capacidades y talentos y, aunque la lucha interna, característica de todo verdadero partido, puede adolecer de una cierta ferocidad, siempre versa sobre lo más adecuado para la solución de todos los problemas, propios y de la nación. Jamás premia la corrupción ni la ineptitud, a riesgo siempre de sufrir derrotas y descalabros sin fin. Cada elección de dirigentes y de candidatos debe estar precedida de un amplio debate sobre la calidad moral y política de quienes aspiran a esos puestos. En ello no pueden permitirse sorpresas ni prácticas corruptas.
En el PRD no hay nada de eso. Anclado en la existencia de tribus y sectas cuyos intereses definen los del partido, sus debates son únicamente para fijar las cuotas que a cada grupo corresponden en los puestos o, como los animales, los mojones de sus territorios. El espectáculo que ha dado hace unos días lo descubre una vez más como una masa informe de gandallas de la peor ralea a los que la idea misma del partido les es totalmente extraña, ya no digamos los pálidos principios inscritos en sus documentos básicos de los que ninguno se acuerda, como no sea para reivindicar sus cuotas de poder y los centavos que les tocan.
Un partido que tiene como uno de sus principales campos de acción la lucha parlamentaria, busca siempre llevar sus mejores cuadros intelectuales y políticos a los órganos legislativos. En un partido enrevesado como lo es el PRD, eso es una vana ilusión. Se ha podido ver a la luz del sol en días recientes. Las dentelladas y los gruñidos son por los huesos. En ningún caso se ha visto que alguien quiera poner un poco de orden en ese panorama desolador que ofrecen las corrientes en contienda. La mayoría de los cuadros perredistas son viejos activistas que no tienen idea de lo que debe ser el partido ni mucho menos del papel que debe desempeñar en el Legislativo.
Un verdadero partido se define por su responsabilidad frente a la sociedad. Un partido así se postula como servidor de esa sociedad; existe para ser instrumento de las aspiraciones sociales y su prestigio en el seno de la misma debe depender del modo en que se ligue a ella y participe activamente en la solución de sus problemas. El PRD existe para sí mismo, lo que quiere decir para satisfacer las ambiciones de sus dirigentes. La sociedad viene a ser sólo la arena en que los perredistas se destrozan por sus mezquindades. Eso es el PRD.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Duarte , peor que Diaz Ordaz "disparos en la oscuridad" ..regresan tiempos del PRI

Díaz Ordaz: disparos en la oscuridad Fabrizio Mejía Madrid



Domingo, 10 de Julio de 2011 13:44
Así que, desde la toma de posesión, Díaz Ordaz se sintió inseguro. Un movimiento en falso y se destaparían las ambiciones, los juegos dobles y triples, las conjuras, las burlas. Visualizaba un mundo de dolor para él. Sus primeras palabras con su gabinete fueron:
–Aunque no lo crean, desde hoy van a empezar a candidatearlos para ser los próximos presidentes de México. Les pido que no se me adelanten.
–Como le digo, licenciado –respondió Echeverría a solas en la oficina de Palacio Nacional–, hay que atacar lo que se apoya y apoyar a lo que se ataca.
–O como digo yo –terció Díaz Ordaz–: primero, chíngate a quien quiera quitarte la silla, luego, a quien te la dio.
Baja la escalera esa mañana de domingo en que decide que no quiere morir solo. Tiene que decírselo a alguien. A sus hijos, no a sus muertos. Mira el sol pegando en el comedor. Fue en esta misma casa de Ajijic donde se relajaba para tomar decisiones como Presidente. Ahí decidió, por ejemplo, cómo eliminar al regente de la ciudad de México, una vez que le hubiera entregado las obras de los estadios y la Villa Olímpica para los XIX Juegos de 1968. Ernesto Peralta Uruchurtu se había encargado de la ciudad de México durante 14 años. El 29 de mayo de 1966 iban a inaugurar juntos el Estadio Azteca, pero el Presidente llegó hora y media tarde, a propósito. Cuando quiso hablar, los asistentes sentados desde las ocho de la mañana le chiflaron.
–Usted es el responsable de esta rechifla, don Ernesto –le dijo el Presidente a Uruchurtu.
–¿Yo por qué? Yo no les dije que lo abuchearan.
–Usted es el responsable del chingado tráfico en la ciudad.
Díaz Ordaz nunca lo perdonó. Y, cuatro meses después, el regente Uruchurtu fue al Palacio Nacional a pedirle permiso para desalojar a los pobres que vivían en casas de cartón, lodosos, con gallinas, puercos y perros callejeros, en las inmediaciones del Estadio Azteca: Santa Úrsula, se llamaba el asentamiento. Díaz Ordaz supo que lo tenía en un puño. No le aprobó el uso de la fuerza, sólo le dijo:
–¿Pero desde cuando el señor regente ha tenido un problema?
El 13 de septiembre de 1966 entraron los bulldozers a tirar las casas de los miserables del Estadio Azteca. Díaz Ordaz telefoneó al líder de la Cámara de Diputados, Alfonso Martínez Domínguez:
–Le llegó la hora al regente Uruchurtu. Mándelo muy lejos.
Y la sesión de esa mañana fue para criticar la falta de sensibilidad del Canciller de Cemento. La CTM lo acusó de hacer obras de adorno que no mejoraban en nada la vida de los trabajadores. En las gradas de la Cámara, pululaban los pobladores de Santa Úrsula, con sus cajas de cartón, sus cobijas, sus gritos. El 14 de septiembre, Uruchurtu presentó su renuncia. Y el día 15, durante la ceremonia del Grito de Independencia en el Zócalo, Díaz Ordaz fue recibido, de nuevo, con una rechifla.
–Ésta es la venganza de Uruchurtu –le dijo al oído a su esposa Lupita que hacía esfuerzos por no caerse por el balcón presidencial: también padecía vértigo.
Pero no. La ciudad de México estaba harta del Partido y de sus Presidentes. Eso nunca lo supo ver Díaz Ordaz, metido en sus intrigas de corte barroca. Solía repetir un dicho de la mafia italiana: si algo se mueve, tiene un líder. Fuera de la mafia, no era necesariamente cierto.
Pero había sido ahí, en el estudio de la casa de Ajijic, que Díaz Ordaz había valorado a quién poner en la ciudad de México. Se tardó una semana. Corona del Rosal estaba resentido porque, sintiéndose dueño de la Presidencia, lo habían nombrado en otro puesto distinto a la Secretaría de Gobernación. Carlos Madrazo había dejado la presidencia del Partido porque propuso que los candidatos a puestos de elección los eligieran asambleas. Díaz Ordaz le dijo:
–Hemos funcionado bien desde Ruiz Cortines así: a la base del Partido le dejas la elección de los presidentes municipales; al gobernador, la de los diputados de su Estado; y a mí, al Presidente: los gobernadores, los diputados y senadores federales. ¿Tú qué haces metiendo a la indiada en decisiones tan complejas?
Se pelearon. Carlos Madrazo había renunciado al liderazgo del Partido el 7 de noviembre de 1965 y, desde entonces, andaba hablando de la democratización del Partido en cuanto auditorio lo aceptara. Hasta con Elena Garro, la ex esposa de Octavio Paz. Una forma de tenerlo controlado era nombrarlo regente de la ciudad de México. A los amigos cerca, a los enemigos más cerca. Pero Díaz Ordaz decidió que el nuevo regente de la ciudad de México fuera el general Alfonso Corona del Rosal. Sólo un militar podría controlar los Juegos Olímpicos de 1968 que se le presentaban a Díaz Ordaz como la ocasión para avergonzar al país, tal como se lo decía Sabina, su madre: no invites a tus amigos a la casa de nuestras pobrezas. Los invitas cuando nos mudemos a la casa de nuestra abundancia.
De eso se acuerda Díaz Ordaz mirando el sol por la ventana en su casa. De cómo Uruchurtu se presentó sin invitación a la boda de su hijo Gustavo en Los Pinos en 1969. El misterio de la sumisión. De cómo el 4 de junio de ese mismo año, el avión en que viajaba Carlos Madrazo se estrelló cerca de Monterrey y se mató.
–Nos van a echar la culpa, Señor Presidente –le dijo Echeverría cuando se confirmó que no quedaban sobrevivientes de un avión que, se decía, había explotado en el aire.
—Sí, claro. Es cuestión de Díaz –bromeó y le cerró la puerta del despacho en la cara porque estaba con La Tigresa.
***
Había escuchado balazos por la tarde. No podía llamar al presidente López Portillo porque le debía una explicación por haberle aventado una embajada. Decidió llamar al regente de la ciudad, Carlos Hank González. Línea ocupada. Los telefonistas lo acosaban. Llamó al jefe de la policía en la ciudad, Arturo Durazo. Éste se presentó con una escolta de no menos de 30 personas que recorrieron el callejón de Risco, tocaron en las puertas de los vecinos, trataron de abrir un automóvil estacionado en la esquina y, como no pudieron, le rompieron el parabrisas:
–Sin novedad, licenciado –Durazo se cuadró ante él.
Díaz Ordaz lo conocía desde que era comandante de la policía política en 1958. Era uno de los interrogadores de los ferrocarrileros, junto con Nazar Haro y Sahagún Baca. Les gustaba intimidar a sus presos presentándose a los interrogatorios en ropa interior. Durazo había estado con Fernando Gutiérrez Barrios en los desvelones entre agosto y octubre de 1968, cuando sólo esperaban el momento adecuado para acabar con el movimiento estudiantil.
Ahora se saludaron marcialmente, con la mano a la altura de la sien.
–¿No tiene algo para la garganta? –le preguntó Durazo desabrochándose el saco de general. No era general, pero se disfrazaba de uno, con galones y condecoraciones. Llegaría a ser doctor honoris causa por el Tribunal de Justicia del Distrito Federal, aunque no había terminado ni la secundaria.
–¿Como un jarabe para la tos? –preguntó Díaz Ordaz viendo cómo se sentaba, sudoroso, el jefe de la policía en el sillón de su sala.
–No, más bien como un ron con Coca-Cola y un hielo –le respondió Durazo.
(…)
–¿Sabe, no, mi Lic? –comenzó Durazo después de darle un trago a su cuba libre–. Hace dos meses, cuando usted andaba hasta la Madre Patria, yo entré a Ciudad Universitaria a romperles toda su madre a los universitarios.
–¿Y a mí qué? –le respondió Díaz Ordaz sorbiendo su jaibol.
–Pues que hice lo que usted: entré a disolver una huelga, nomás que ésta era de sindicaleros.
–¿Y se entretuvo, general?
–Bastante. Aunque es más divertido cuando están armados… las balaceras, los sometimientos, los interrogatorios… –a lo que se refería era a que Durazo había tomado parte en los exterminios de guerrilleros que sucedieron después del 68. La guerra sucia de Luis Echeverría.
Díaz Ordaz le da otro trago al jaibol, hasta casi la mitad, el hielo taladrándole los dientes le llega, como una descarga eléctrica, al ojo. Deja que Durazo se regodee en los detalles de las golpizas, las violaciones, las humillaciones a los trabajadores universitarios que quieren sindicalizarse fuera del Partido. Díaz Ordaz piensa en otra cosa. En 1968: En política no hay principios. Hay sólo acontecimientos.
(…) Durazo es espantoso, da miedo, con su nariz aplastada como un pedazo de bolillo chamuscado, los cachetes que le cuelgan como a un bulldog, los ojos rojos. Habla y habla de cómo rompió la huelga de los trabajadores de la universidad.
–Pero fíjese usted, general Durazo –le dice Díaz Ordaz desde la mesita donde están las botellas y el hielo–. No sólo es entrar a romper madres. Se debe contar con una estrategia de conjunto.
–La estrategia es llegar bien servidos, casi inconscientes con coca y golpear a todos –le responde Durazo.
Díaz Ordaz no está de acuerdo. En la violencia del Estado hay una estética. Para él es, todavía, un tipo de barroco, contiene un enigma que, al descifrarse, es un mensaje. La intimidación es sólo una forma de restaurar la sumisión.
***
El 27 de agosto los intentos porque los estudiantes tomen Palacio Nacional se ven recompensados: después de que una señora subida en el camión del Politécnico llama a parir más hijos para que los mate el Presidente, un dirigente del Consejo Nacional de Huelga, Sócrates Amado Campus Lemus –contactado por Gutiérrez Barrios días antes para que tratara de venderle armas y dinamita a los demás dirigentes–, secuestra el micrófono, fuera del programa –los oradores debían entregar por escrito y con antelación sus discursos para que el Consejo Nacional de Huelga los aprobara– para decir:
–Queremos el diálogo público con Díaz Ordaz el primero de septiembre, día de su informe de gobierno. ¿Dónde quieren que sea el diálogo?
–Aquí –responde el medio millón–. Zócalo. Zócalo.
–Aprobado –dice Campos Lemus confundiendo el mitin con la asamblea de universitarios–. Aquí nos quedamos a esperarlo. Hasta el primero de septiembre a las 10 de la mañana.
Algunos estudiantes han arriado en el asta bandera un trapo –como decía Maximino Ávila Camacho– rojinegro. Es otro incidente fuera del programa aprobado por el consejo de los estudiantes: unos jóvenes de provincia se pasan sobre el hombro de Luis Tomás Cervantes Cabeza de Vaca y suben la bandera de huelga en el Zócalo de la capital. Saben cómo amarrarla, cómo jalar el cordón.
Es justo lo que necesita Díaz Ordaz: los agitadores quieren el poder y lo quieren para cambiar la bandera nacional por una de huelga. Tras leer los reportes, Díaz Ordaz se desata en llamadas telefónicas y por radio.
–Van a tomar el Palacio Nacional –le dice al jefe de su Estado Mayor, Gutiérrez Oropeza–, desalójalos.
Del Palacio Nacional salen los tanques apostados por Hernández Toledo desde el 30 de julio en el patio de Palacio Nacional. Arrasan con las fogatas improvisadas de 40 mil estudiantes (…)
–Han insultado a la bandera nacional poniendo un trapo de huelga en el asta central –le dice por la red Díaz Ordaz a Luis Echeverría y a Alfonso Corona del Rosal–. Mañana quiero a todo el gobierno en las calles. Nosotros también podemos llenar el Zócalo. Que cada burócrata venga a desagraviar la bandera nacional, a riesgo de su trabajo. Quiero a los nuestros apoyando.
A la mañana siguiente sucede algo que nadie imaginó: los burócratas de la Secretaría de Hacienda marchan, obligados, como todos los que pertenecen al Partido, pero salen de sus oficinas gritando:
–Somos borregos. Nos llevan. Beeeee. A dóóóónde nos lleeeeevan.
Díaz Ordaz, que está recién bañado y cafeteado para salir al balcón de Palacio Nacional a saludar a los auténticos mexicanos, a los que sí responden a su mano tendida, baja al patio, sin lentes, los ojos refulgentes, y le ordena a su Estado Mayor que vuelva a salir, ahora a desalojar a los empleados de su propio gobierno. No le cabe la ira. Los tanques arrasan con los propios trabajadores de su sexenio, al que le faltan dos años, una Olimpiada y un Mundial de Futbol, pero que parece desvanecerse en el aire. Él ya no lo ve, pero los burócratas comienzan a jugar a torear a los tanques. Los estudiantes, que no se han ido del todo, se sacan los suéteres y se unen a la corrida. El jefe del Estado Mayor Presidencial, José Luis Gutiérrez Oropeza, parado en la puerta del Palacio Nacional mira eso y le dice a Francisco Quiroz Hermosillo, otro general:
–Esto ya valió madres. No sólo no nos tienen miedo, sino que ahora, hasta somos su burla.
Cuando Díaz Ordaz recibe los informes del fracaso del desagravio a la bandera, no da manotazos, ni insulta a nadie. Le da cuerda a su reloj. Ha llegado el tiempo de renovar el miedo.
La editorial SUMA de letras ha puesto en circulación Díaz Ordaz: disparos en la oscuridad, biografía novelada del responsable de la matanza de Tlatelolco en 1968, escrita entre la crónica y la ficción por Fabrizio Mejía Madrid. Su punto de partida es una amplia investigación bibliohemerográfica. Presentamos un fragmento del libro, con autorización de la casa editora
 


miércoles, 17 de agosto de 2011

Contra espionaje y limpieza social en México ( Chomsky )

Prevención y tratamiento de adicciones son más efectivos que la acción policiaca, señala
Contraespionaje y limpieza social, metas de la guerra antidroga, afirma Chomsky
La raíz del problema está en Estados Unidos, no en México, sostiene el investigador
De la Redacción
Periódico La Jornada
Miércoles 17 de agosto de 2011, p. 13
La raíz del “problema de las drogas” está en Estados Unidos, no en México, y las estrategias de ambos países no pueden resolver el problema, afirmó Noam Chomsky.

Cuando los líderes aplican durante décadas políticas que no tienen consecuencias para el objetivo declarado y son muy costosas, uno debe preguntarse si están diciendo la verdad y si esas políticas son para otro objetivo, porque no reducen el uso de drogas”.
Chomsky se preguntó por qué se aplican estas políticas inefectivas y costosas a pesar de que se sabe que hay otras más eficaces y baratas. “Sólo hay dos respuestas posibles: o todos los líderes están colectivamente locos, lo cual podemos descartar, o simplemente persiguen otros objetivos. En el extranjero es una campaña de contrainsurgencia; en casa, una forma de deshacerse de una población superflua –hay una correlación muy cercana de raza y clase–, no perfecta, pero casi: de hecho, los hombres negros están siendo hechos a un lado. En Colombia lo llamarían limpieza social. Aquí simplemente los ponen en las cárceles.”
Afirmó que el incremento masivo de encarcelamientos, sobre todo de afroestadunidenses, y también de latinos, se debe a la llamada guerra contra las drogas en Estados Unidos, pero tiene raíces en una larga historia de control y esclavización, tanto formal como mediante el sistema penal contra la población negra.
Subrayó que las consecuencias de estas políticas “son significativas para los centros del poder: emprender operaciones contrainsurgentes en Colombia y otras partes, y una limpieza social aquí, en la forma tradicional estadunidense. Todo esto está al descubierto”.
Los líderes saben cómo proceder
Chomsky consideró que otra parte del problema es el armamento. “¿Dónde consiguen sus armas los cárteles de la droga? Son otorgadas por Estados Unidos. Si corta el flujo de armas no acabaría con la violencia, pero tendría gran efecto. Si los cárteles en México desean rifles de asalto, los obtienen en Arizona.”
Interrogado sobre las opciones que tiene el gobierno de México para enfrentar la violencia y si sería justificable suspender garantías hasta restablecer el orden en zonas como Ciudad Juárez, Chomsky respondió: “Uno primero debe preguntar qué es lo que el gobierno de México intenta hacer, y eso es un poco opaco. Parece que en cierto grado apoya a uno de los cárteles contra los otros. Si eso es lo que intenta hacer, no hay ninguna justificación.
“Pero si desea detener el negocio de las drogas, considero que sabe cómo proceder y no es con la acción militar: se debe ir al corazón del asunto. Parte de la respuesta se dio en la declaración de los tres ex presidentes (Ernesto) Zedillo, (Fernando Henrique) Cardoso y (César) Gaviria: hace unos años presentaron un informe en el que plantearon que la criminalización de las drogas sólo incrementaba el problema y que algunas deberían ser legalizadas, como el alcohol, y reguladas. Eso es parte del asunto, pero la parte de fondo esta aquí, en Estados Unidos.”
En la entrevista, Chomsky dijo que se reunió con reporteros y editores de La Jornada este año y el anterior, con quienes trató, entre otros temas, el peligro que corren los periodistas que intentan cubrir el tema del narcotráfico y la inevitable autocensura. Explicó que le hablaron sobre informes que abordaban el problema e incluso sobre la gran cantidad de negocios en México vinculados de alguna forma con el narco, y que “cuando uno empieza a publicar cosas como ésas y a investigarlas, está amenazando los centros del poder en la sociedad mexicana, que no desean quedar expuestos. Si pueden usar sicarios para detenerlo, lo harán”.
Foto
“Los gobiernos no están para servir a sus ciudadanos; trabajan para sus bases principales”, que son, sobre todo, integrantes del sector financiero, afirma Noam ChomskyFoto Carlos Ramos Mamahua
Agregó que se enteró de que hay zonas de cultivo en el norte de México protegidas por criminales y por fuerzas de seguridad, y que zonas que antes se dedicaban a la agricultura ya son parte del negocio ilícito. Señaló que un reportaje de La Jornada reveló que economistas de la Universidad Nacional Autónoma ded México (UNAM) calculan que los ingresos reales de los trabajadores se desplomaron de manera espectacular durante el gobierno de Felipe Calderón como resultado de las políticas económicas. Por esto, afirmó, “México tiene alternativas limitadas” en el problema del narco, “ya que el Don de la mafia está aquí, al otro lado”.
Dijo que el problema está vinculado con una serie de políticas en ambos países, y que en Estados Unidos, en los últimos 30 años, la promoción del sector financiero en la economía y la destrucción del sistema productivo han llevado a que los ingresos reales se hayan estancado para la mayoría de la población: “ha tenido los mismos efectos que el neoliberalismo en México; menos agudos, pero similares”.
Esto lleva a confirmar, igual que con las políticas antinarcóticos, que “los gobiernos no están para servir a sus ciudadanos; trabajan para sus bases principales”, que son, sobre todo, integrantes del sector financiero.
Libre mercado y libre trabajo
Cuando le preguntaron si se opone a que un país soberano, como Estados Unidos, adopte medidas razonables para detener y deportar indocumentados, Chomsky respondió: “Es una pregunta interesante en Estados Unidos, donde todos son inmigrantes ilegales; todos, menos los que viven en las reservaciones indígenas”. Indicó que todo depende de qué se está hablando. “Si uno se dice campeón del ‘libre mercado’ debe estar en favor del movimiento libre del trabajo; no se puede tener libre mercado sin eso, según indica Adam Smith.”
Deterioro educativo
Acerca del deterioro de la educación en ambos países, Chomsky señaló que México tiene a la UNAM, “una universidad de muy alta calidad… es difícil el ingreso, pero es gratuita. Y en Estados Unidos, si se consideran los principales sistemas de educación pública, uno tiene que ser rico o poder asumir una gran deuda para acudir a la universidad. En la ciudad de México hay una universidad fundada por (Andrés Manuel) López Obrador que no sólo es gratuita, sino abierta a todos. “Es cierto que hay muchos defectos en el sistema educativo mexicano, pero en algunas cosas es mejor que aquí. Debería haber oportunidades de educación decentes para todos.”
Afirmó que es “responsabilidad social” garantizar educación obligatoria para todos, y condenó los intentos de privatizar los sistemas públicos y intereses empresariales que pretenden lucrar con la educación.
Recordó que el año pasado viajó de México a California y el contraste fue claro: México, país relativamente pobre, mantiene un sistema de educación superior de alta calidad y gratuito, aunque no para todos, pero “sustancial”. California, uno de los estados más ricos del planeta, está destruyendo las mejores universidades públicas del país, y posiblemente privatizando algunas, como Berkeley y la Universidad de California en Los Ángeles.

martes, 21 de junio de 2011

Estado de méxico..un cochinero

Edomex: triunfa la corrupción

Álvaro Delgado
20 de junio de 2011 ·
PROCESO
MÉXICO, D.F. (apro).-

En el Estado de México está en curso la miseria política que se ha instalado en el país: El gobernador priista Enrique Peña Nieto y el candidato que escogió para sucederlo, Eruviel Ávila, despliegan con todo cinismo un catálogo de trampas que, por la inacción de la autoridad electoral castrada, quedará totalmente impune.
Ensamblados, como jamás han dejado de hacerlo, el gobierno estatal y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) implementan un modelo que incluye los descarados mecanismos clientelares de siempre y las sofisticadas técnicas de propaganda, como la encuesta diaria del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), cuya publicación siembra en la sociedad la idea de que Ávila no sólo ganará, sino que lo hará con un porcentaje superior al 50%.
El plan prevé, por supuesto, las muy conocidas técnicas de adulteración en el curso de la jornada electoral, desde la compra de votos mediante el carrusel –que consiste en darle al votante una boleta marcada por el PRI y pagarle cuando entregue la que recogió en blanco– hasta el relleno de urnas donde la mesa directiva de casilla sea afín y no haya vigilancia opositora, lo que se logra con amedrentamiento, incluido el policiaco.
El modelo de la clase política priista más corrupta y cínica del país para retener el gobierno estatal y, luego, ganar la Presidencia de la República, se sustenta en el uso patrimonialista de los recursos con los que se ha construido en la televisión la figura de Peña Nieto, en cuyo gobierno se ha corrompido hasta las piedras para, literalmente, castrar al Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) y el Tribunal Electoral del Estado de México (TEEM).
No se explica de otra manera la exoneración que el IEEM hizo, por ejemplo, del presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, Bernardo García Cisneros, convertido en delincuente electoral en un operativo de compra de votos en Valle de Chalco, todavía en la etapa de precampaña, ni para intervenir en el despilfarro en la campaña de Ávila, cuyo despliegue de propaganda hace presumir con fundamento que ya rebasó el tope de campaña.
Las estimaciones de los partidos, pero también de observadores locales serios indican que el PRI ya superó los 203 millones 893 mil 207 pesos como gasto máximo, apenas un poquito más de lo que Ávila recibió de financiamiento público: Un total de 197.4 millones de pesos, es decir, 4 millones 384 mil pesos en cada día de su campaña.
Pero resulta que el IEEM sólo hará una revisión de los gastos de los candidatos sólo de la segunda mitad de las campañas y sus resultados serán secretos –sí, secretos–, porque así lo aprobó el Consejo General, el 10 de junio. Más aún, los resultados de la revisión final de los gastos sólo podrán ser conocidos hasta febrero de 2012.
Pero si, como es el caso del PRI –o puede ser, aunque es remoto, el de Alejandro Encinas o Luis Felipe Bravo Mena–, hay un rebase del tope de gastos de campaña no hay problema, porque el IEEM omitió definir los mecanismos para imponer sanciones. Si acaso, se podría imponer una multa económica al partido. Es una burla.
La esterilidad del órgano electoral del estado se acredita, también, por su incapacidad para ordenar al gobierno Peña Nieto que cancele la propaganda gubernamental, que se traduce en más de 2 mil 500 anuncios como espectaculares, bardas, lonas, vinilonas gallardetes y rótulos en transporte público.
El IEEM dice que retirará la propaganda del gobierno “sólo si el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) se lo ordena”, lo cual equivale a que no pasará nada, sobre todo luego de que ese órgano jurisdiccional exoneró a Peña Nieto de la descomunal propaganda televisiva, una decisión que no se explica sin la corrupción de los magistrados que encabeza María del Carmen Alanís.
A dos semanas de la elección, no parece posible una derrota del candidato de Peña Nieto, como en realidad nunca estuvo en riesgo, salvo que Ávila hubiese sido el candidato de los promotores de la frustrada coalición, pero la disputa de la izquierda y de la derecha panista era el segundo lugar y la distancia con el ganador, sobre todo para efectos políticos y sicológicos en sus respectivas militancias hacia el 2012.
Quizá tras la jornada electoral los porcentajes de cada contendiente observen modificaciones, pero serán mínimas si, como se aprecia, funciona el aparato PRI-gobierno y la mayoría de los 10 millones 533 mil mexiquenses siguen siendo tolerantes con la corrupción y la impunidad que asquea a quienes viven o han vivido en esa entidad, como yo, que viví en Naucalpan dos décadas.
Por lo demás, no es ninguna sorpresa que Peña Nieto recurra a todo el expediente de trampas electorales, porque es la que han venido observando todos los gobernadores desde 2006, poquito después de que el TEPJF convalidó todas las prácticas de la elección presidencial de ese año.
Y, desde luego, puede anticiparse que en la campaña presidencial Peña Nieto actuará de manera análoga, como lo hace ahora con la engañifa de la fatalidad de su triunfo, que sería el triunfo de la corrupción…
Apuntes
Hace un par de semanas, con motivo del Día de Libertad de Expresión –que en México se instauró en el alemanismo como fecha vergonzosa por rendir los periodistas pleitesía al poder–, en este espacio escribí que la conmemoración tenía el sello de la infamia, porque a la intimidación, censura, acoso, represión y desaparición contra centenares de periodistas, se acumulaban 38 asesinatos de periodistas en el gobierno de Felipe Calderón, ocho más de los que acumuló Vicente Fox en todo su sexenio. Y también dije que el desprecio de Calderón a quienes ejercemos este oficio con independencia se traduciría en más muertes. Lamento no haberme equivocado, porque hoy lunes, por la mañana, fue abatido, junto con su esposa y su hijo, el popular columnista del diario Notiver Miguel Ángel López Velasco, conocido como Milo Vela. Con él suman 69 periodistas asesinados en una década de gobiernos del PAN…
Comentarios: delgado@proceso.com.mx

lunes, 20 de junio de 2011

Asesinan a periodista

Asesinan a periodista de diario veracruzano junto con su esposa y su hijo

M. Ángel López Velasco, quien escribía para el diario Notiver, fue asesinado al interior de su casa.

La Jornada en línea
Publicado: 20/06/2011 09:43
Veracruz, Ver

La madrugada de este lunes fue ejecutado en su domicilio el periodista de la fuente policiaca y columnista del periódico Notiver, Miguel Ángel López Velasco, junto con su esposa y su hijo menor, también fotógrafo del mismo diario.
Los cuerpos del periodista y su esposa Agustina Solana, jubilada del IMSS, así como de Misael López Solana, hijo menor de la familia, quien desde hacía años se había especializado en la fotografía política y policiaca, fueron encontrados en el interior de su domicilio, en la colonia Formando Hogar, donde se realizan pesquisas.
El gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, señaló que el triple crimen es un hecho “lamentable y cobarde” y admitió que es no es un ataque aislado, sino que es parte de toda la situación de inseguridad que priva en el país.
Luego de visitar las instalaciones del diario Notiveer, Duarte de Ochoa dijo que el crimen cometido por la delincuencia organizada atenta no sólo contra el gremio periodístico sino con la sociedad misma.
El mandatario indicó que ya se iniciaron las investigaciones pertinentes del triple homicidio y pidió el respaldo del presidente Felipe Calderón para reforzar la lucha contra el crimen en Veracruz.
López Velasco escribía la columna “Va de nuez”, firmada con el seudónimo de Milo Vela, espacio que aún hoy aparece en el impreso y versión digital del periódico, donde aborda temas diversos.
Miguel Ángel López fue el primer reportero que en la década de los 90 documentó lo que fueron las primeras escaramuzas del narcotráfico en el país, con su libro titulado Todos están adentro, que resumía el encuentro de militares con policías en el conocido Llano de la Víbora, donde ambos grupos se acusaron de estar “cuidando” un cargamento de droga, y murieron varios de ambos bandos.
Misa como era llamado, cubrió como fotógrafo especial la campaña a la gubernatura del panista Miguel Ángel Yunes. Además, colaboraba para la sección policiaca de Notiver y acompañaba a su padre.

sábado, 7 de mayo de 2011

El negro durazo ( Priista )

  1. "Verdaderamente Durazo"

documental que retrata la corrupción en México


Columba Vértiz de la Fuente
Poceso

MÉXICO, D.F., 6 de mayo (apro).-


Mauricio Katz se propuso en el documental Verdaderamente Durazo presentarle a las nuevas generaciones la vida del exjefe de la policía capitalina de los años ochenta, Arturo Durazo Moreno, conocido como El Negro Durazo, y las circunstancias que permitieron la descomunal escalada de la corrupción en el país de esa época, en la cual alcanzó gran notoriedad cuando se revelaron algunas de sus millonarias propiedades.
    Según el realizador, el resultado analítico con este filme (que se proyectará en Once TV el 8 de mayo a las 23:30 horas) es que “es una mirada al pasado que concede una explicación posible a la situación política actual de un país ingobernable”.
    Katz (Distrito Federal, 1976) cuenta que Verdaderamente Durazo lo ideó hace más tres años cuando vio la película Lo negro del Negro/Poder que corrompe (1984), de Benjamín Escamilla y Ángel Rodríguez, y se acordaba de cuando era niño de haber escuchado sobre ese personaje:
    “Era esta figura mítica de la cual ya nadie hablaba mucho, entonces, me puse a investigar porque pensé que sería bueno hacer algo de ficción con el tema, pero después se convirtió en documental debido a la riqueza del material gráfico que había de Durazo para ilustrar toda la historia. Había comics, películas donde se le entrevista, caricatura política, en fin, y me fui adentrando más sobre este personaje leyendo en la hemeroteca. De lo que empezó como un proyecto de morbo del personaje, se convirtió en algo que pensé que era bastante pertinente explorarlo.”
    Considera que la película tiene un tono juguetón, absurdo y burlón, pero las imágenes, los datos y la historia que se cuenta “son muy fuertes”, no obstante quiso que el tratamiento fuera “divertido y dinámico”.
    --¿Por qué creó un tono absurdo?
    --Porqué me parece muy absurdo el personaje y el contexto en el que éste floreció, pero también para hacerlo más accesible a la gente que no conoció a Durazo, y no debía ser un documental más. Creo que la ficción podría banalizar un poco al personaje. El impacto más fuerte de este filme es escuchar a Durazo hablar en las películas que encontré donde aparece él.
    Durazo Moreno nació en Cumpas, Sonora, en 1924, y falleció en Acapulco, Guerrero, en 2000. Se desempeñó como titular del Departamento de Policía y Tránsito de la Ciudad de México durante el gobierno del presidente José López Portillo. En la cinta se recuerda que se le atribuyeron un gran número de asesinatos, de los cuales nunca rindió cuentas a ninguna autoridad política ni moral. Además, se muestra que la impunidad fue uno de los rasgos más notables en su vida y cómo era adicto a la cocaína y centros nocturnos.
    Katz opina que existe “un pesimismo muy fuerte en el documental; y el tema de Durazo es un poco ilustrar qué tan podrida es la herencia y el sistema policial de esta nación”.
    --¿Le surgieron muchos puntos de vista?
    --Sí, son varias mis reflexiones personales. Hablé con mucha gente que vivió en esa época, que tiene la opinión de que ahora lo que necesitamos es un  Durazo por la mano dura, por tener control del crimen. Ahí existe una contradicción que no acabé de entender bien, yo tenía la impresión de que el Distrito Federal era muy seguro con Durazo, precisamente por su control del crimen, y Lorenzo Meyer dice en la cinta lo contrario, que era una metrópoli muy insegura. El abogado Juan Velázquez señala que con la guerrilla 23 de Septiembre que vivía prácticamente en la insurrección. Pero ahora el crimen tiene control sobre la policía y antes no. Otros platican que era la capital muy segura, pero con Durazo empezaron los secuestros.
    “Hay otra reflexión sobre el PRI, que ahora es muy pertinente. Muchas personas quieren que regrese ese partido. No lo vi como una denuncia, pero lo que aprendí es que en el sexenio de  López Portillo, este país tomó un rumbo muy malo y nunca nos hemos como recuperado, y eso es, en parte, por el final de la dictadura del PRI. Por eso Durazo no entiende por qué al final lo están atacando. Entra el PAN y se acaba de quebrar lo que se empezó a caer con López Portillo, por querer tener el control absoluto. No podemos divorciarnos de la historia, no podemos no voltear a ver todo lo que pasó.”
    --¿Muestra la riqueza extrema que existe en el país?
    --Sí, la pauta de que esa riqueza extrema sea permisible y los monopolios existan, es una herencia desde López Portillo. Para acabar con la pobreza extrema se debe eliminar la riqueza extrema. La riqueza está concentrada en muy poca gente. En la cinta se ve cómo vivía Durazo y no fue el único político o empresario que hizo eso. El documental es una reflexión,  todo mundo sabía que era corrupto, que tenía sus mansiones, pero así era el régimen, no había democracia de ninguna forma.
    --¿Fue difícil darle al documental ese matiz juguetón?
    --No fue nada complicado porque vino del mismo Durazo cuando aparece en cintas, es tan ridículo. Si causa indignación pero al mismo tiempo mucha risa.
    --¿Ahora qué opina de Durazo?
    --Esto suena horrible, pero estuve trabajando este proyecto tanto tiempo que de cierta manera me encariñé con él, no es por justificarlo de ninguna forma. Yo creo que Durazo se la creía al decir que la policía mexicana era la mejor del mundo, que era una ciudad segura y que quería una policía preparada y creó la escuela. Y premiaba con una casa a los que estudiaban una carrera aparte. Era también un ser humano, pero lo volvió loco el poder.
    Verdaderamente Durazo se ha proyectado varias veces en Once TV y  Katz resalta que ha sido más visto por la gente, ha sido el rating alto, que si se hubiera estrenado en cines comerciales.

sábado, 30 de abril de 2011

Manantiales de sangre contra la guerra

Desfiladero
 
Manantiales de sangre contra la guerra

Jaime Avilés
Proceso

Uno de los aspectos menos conocidos, y más peligrosos, del proyecto de reformas a la Ley de Seguridad Nacional, que la clase política discutió en estos días, dentro y fuera del Congreso de la Unión, es el que contempla la creación de un consejo de seguridad nacional”, integrado por los secretarios de Defensa, Marina, Seguridad Pública, Gobernación, la PGR y el Cisen –es decir, una junta cívico-militar al estilo sudamericano–, que tendría facultades para ordenar la intervención de las fuerzas armadas en situaciones que a su juicio pudieran poner en peligro la “seguridad interior”, un privilegio del que también disfrutaría, por su solitaria parte, el titular del Ejecutivo federal cuando le diera la gana.
Los únicos requisitos que tanto la junta como el Ejecutivo estarían obligados a cumplir para que su actuación se considerara legal en este aspecto serían dos: el primero, publicar en el Diario Oficial de la Federación su decisión de enviar tropas al combate en cualquier lugar del país, y el segundo, informar de lo que suceda en el frente de batalla a una comisión formada por senadores y diputados, a más tardar 30 días después del incio de las hostilidades.
Resulta innecesario decir que esta fórmula burocrática para establecer una “dictadura constitucional” en nuestro país ostenta el sello “made in USA”. Se trata de un obsequio del gobierno de Hillary Clinton (y de su elegante mayordomo) al régimen espurio de la olinarquía mexicana a través de la Iniciativa Mérida.
Sin embargo, la enjundia y el entusiasmo frenético –y por momentos histérico– que derrocharon los diputados leales a Enrique Peña Nieto para tratar de imponer esta monstruosidad en San Lázaro, dispuestos a pagar por ella cualquier costo político, revela que el gobernador mexiquense trata de convertirse en el hombre clave de Washington en Toluca, y en el candidato de las barras y las estrellas para el año entrante, con pésimos resultados, por fortuna... y por ahora.
Sólo por ahora. Podemos prever, con toda certeza, que en caso de llegar a Los Pinos en 2012, Peña Nieto impulsará nuevamente la aprobación de estas reformas golpistas y dictatoriales, que legalizarían el terrorismo de Estado y convertirían a las fuerzas armadas en policía política.
¿Por qué Peña Nieto apostó su futuro a esta carta? ¿Por qué Humberto Moreira, el dizque líder nacional del PRI, lo respaldó con los ojos cerrados? ¿Por qué Beatriz Paredes tuvo que bajarse al ruedo a pedirles un poco de calma a sus compañeros de partido, preguntándoles a qué obedecían sus prisas, cuando los del PAN, dijo textualmente, “ni siquiera se despeinan” por esta ley que en teoría les interesa mucho más que se apruebe?
Hay conclusiones evidentes. Hillary Clinton, Carlos Salinas de Gortari y antes que ellos el propio Calderón, saben que en el PAN no hay nadie que pueda competir con éxito en la contienda presidencial de 2012. Como antes, como siempre, necesitan al PRI, para que éste garantice el dominio de la olinarquía nacional y extranjera durante seis años más. En otras palabras, Peña Nieto es ya el candidato de Calderón, y lo seguirá siendo después del próximo 3 de julio si retiene la gubernatura del estado de México. Porque si pierde en su propia cancha ante Alejandro Encinas y las fuerzas que simpatizan con López Obrador, Calderón tendrá que empezar a platicar con Manlio Fabio Beltrones.
Lo cierto, lo inocultable, es que en Estados Unidos y mucho menos acá, quienes mandan y quienes obedecen no pretenden, de ninguna manera, modificar la política económica ni la política social, pero tampoco planean rectificar su supuesta “estrategia de guerra” –si algún día la tuvieron– contra el narcotráfico.
Todo lo contrario: intentarán mantenerla y profundizarla, para justificar de tal modo la presencia de las fuerzas armadas en las calles, aunque soldados, marinos y policías federales no hayan sido capaces de contener o frenar esta carnicería que ahora nos enseña un rostro nuevo y aun más terrible en las narcofosas que se multiplican por todo el norte del país, pero que pronto, no hay por qué dudarlo, aparecerán también en el sur.
Ahora que Calderón y Peña Nieto han exhibido sus intenciones de preservar esta violencia, cobra mayor importancia la campaña “No + sangre”, que a partir de hoy va a extenderse e intensificarse, con vistas a la concentración del próximo domingo 8 de mayo en el Zócalo, que recibirá a los caminantes silenciosos de Cuernavaca, a cuyo encuentro acudiremos miles y miles de capitalinos. Ese día, por el bien de todos, debe comenzar una nueva etapa de la lucha contra la guerra estúpida e hipócrita, que sólo estaremos en verdaderas condiciones de terminar cuando la olinarquía que se nutre de ella sea echada del poder.
Carta a los romanos
Mañana, Felipe Calderón Narcofosa asistirá a una reunión de negocios en el Vaticano. Los amigos de México en Roma, aquellos que contemplan con horror el genocidio que nos han condenado a sufrir indefinidamente pero que, nos lo garantizan desde ahora, se prolongará todavía muchos años, podrían manifestar su repudio al principal responsable de esta catástrofe, imitando, por ejemplo, a los ingeniosos y valientes activistas de Cuernavaca que, hace algunos días, tiñeron de rojo las aguas de la fuente de la paloma de paz.
Roma, cari amici, es la ciudad de las fuentes. Y para convertirlas en una metáfora y al mismo tiempo en una denuncia del baño de sangre que nos ahoga, se necesita poner en práctica un procedimiento muy sencillo. Para no envenenar a los pajaritos, a las abejas, a las mariposas, pero tampoco a los perros y gatos sin dueño que calman su sed bebiendo el agua de las fuentes públicas, los de Cuernavaca utilizaron pintura vegetal color rojo grosella, que sirve para decorar pasteles y no contamina.
Imaginen el efecto que lograrían, amigos romanos, al solidarizarse con nuestro desdichado país, si tiñeran la fontana di Trevi, las de Piazza Navona y Piazza di Spagna, y tantas más. A la mejor, si lo hacen y la prensa lo difunde, en otras grandes ciudades de Europa y de América Latina, donde México tiene tantos amigos, otras personas podrían animarse a decorar las fuentes más cercanas a su corazón, por ejemplo, la del bulevar Saint-Michelle, a la salida del metro del mismo nombre en París, o la de Cibeles en el corazón de Madrid, o las de las Ramblas allá en Barcelona, o las de Plaza Cagancha en Montevideo, o la hermosa y siempre concurrida de la placita Serrano en Buenos Aires, por mencionar algunas.
Sería una trágica pero hermosa forma de recordarle al mundo –sobre todo en los países que exportan pobres a Estados Unidos a través del territorio mexicano, donde éstos son víctimas de la policía, los narcos, los traficantes de órganos y de personas, pero también de los policías federales y un largo etcétera– que si bien el agua dulce brota del fondo de la tierra, se mancha de sangre inocente al pasar por las narcofosas, y las fuentes no deben disimular con su belleza hipócrita lo que nos está sucediendo.
Porque es injusto. Porque es inhumano. Y porque no tiene ninguna razón de ser. Si se atreven a teñir sus fuentes, amici di Roma, tengan presente que por cada metro cúbico de agua se requiere un kilo de anilina. Además, la visita de Calderón a Benedicto XVI coincidirá con las fiestas del 1º de mayo. A presto!

sábado, 16 de abril de 2011

"Estrategia anticrimen" del PRI

El PRI y la nueva estrategia anticrimen

Jesusa Cervantes
Proceso
MÉXICO, DF, 15 de abril (apro).-

Mientras la ciudadanía sigue pidiendo en las calles que se detenga la estrategia de Felipe Calderón para acabar con el crimen organizado, en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) parecen reactivarse las cosas y ya empiezan a operar con respecto del tema del combate al narcotráfico.

         A casi dos meses de haber asumido la presidencia de ese partido, Humberto Moreira ha decidido tomar cartas en el asunto y empujar por un combate al narcotráfico un poco más ordenado.

         Me explico. Hace un año, el Senado de la República aprobó cambios a la Ley de Seguridad Nacional para darle a las Fuerzas Armadas parte de lo que han solicitado: los instrumentos jurídicos para participar en la lucha contra el narcotráfico, dejar de “auxiliar” a las policías federales en este ataque y convertirse en protagonistas de la estrategia contra la delincuencia organizada.

         Sin embargo, lo aprobado por el Senado no fue lo que los generales pidieron, incluso ni siquiera llegaron a incluirse sus propuestas en la iniciativa de modificación que envió Calderón Hinojosa.

         El documento que salió de la Secretaría de Gobernación (Segob) fue elaborado por todos los actores de la seguridad nacional, menos por las Fuerzas Armadas.

         El Senado de la República le dio a Calderón los cambios que pedía, e incluso le agregó otros para que se busque el respeto a los derechos humanos.

         Pero al llegar la minuta a la Cámara de Diputados, ésta se quedó en la congeladora. Bueno, es un decir, porque las Fuerzas Armadas empezaron a “rehacer” la minuta y, junto con PAN, PRI y el respaldo de algunos perredistas, elaboraron un nuevo documento.

         En diciembre de 2010 ya se contaba con el texto, pero a la salida del presidente de la Comisión de la Defensa Nacional, Ardelio Vargas, todo se detuvo nuevamente.

         Apenas el mes pasado, el PRI designó a un nuevo presidente, el neoleonés Rogelio Cerda. Luego, los generales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) acudieron, por primera ocasión, a la Cámara de Diputados, se entrevistaron con el presidente de la Mesa Directiva, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín.

         Luego de una hora, el propio presidente de Cámara les anunció que todo parecía indicar que en este periodo no habría Ley de Seguridad Nacional. Y así será.

         Pero lo que no dijo Ramírez Marín es que el nuevo presidente del PRI, Humberto Moreira, quien goza de excelentes relaciones con los principales hombres de la Sedena, estaba tratando de destrabar el asunto.

         Así, apenas el lunes 4 hubo un nuevo encuentro en el que el PRI presentó finalmente otra propuesta de reforma y se llegó al acuerdo de trabajar durante estos meses que vienes para tener todo listo y, en diciembre próximo, aprobar los cambios a la ley.

         Por lo menos este es el pronóstico que tienen en el PRI de Humberto Moreira y en la propia Sedena, quienes suponen que al reactivarse las pláticas con los legisladores priistas es posible que antes de que concluya el sexenio de Calderón Hinojosa los militares cuenten con una ley que evite sean juzgados por “crímenes de guerra” o por violaciones a los derechos humanos o a las garantías individuales.

         Y el tema aquí no es juzgar a los militares que participan en el combate al crimen organizado. El punto es darles los instrumentos jurídicos y las reglas para que ello suceda, pero claro está que sí sean juzgados cuando caigan o hayan incurrido en violaciones a la ley.

         El otro punto es qué tanto puede influir el PRI que encabeza Moreira para cambiar la estrategia emprendida por Felipe Calderón en el combate al narcotráfico y detener este baño de sangre. La muerte en bloque de tantos mexicanos, sicarios o no, indocumentados o no, civiles o no, nada justifica que se les asesine, se acabe con ellos y sean apilados en fosas clandestinas.

         México no necesita ni un muerto más, lo que requiere son hombres de Estado que estén dispuestos a brindar protección, salud, vivienda, trabajo y paz a la población.


¡No más sangre! ¡Alto a la impunidad!


lunes, 4 de abril de 2011

Hasta la madre ( carta abierta )

Javier Sicilia: Carta abierta a políticos y criminales

Javier Sicilia
MÉXICO, DF., 3 de abril (Proceso).-

El brutal asesinato de mi hijo Juan Francisco, de Julio César Romero Jaime, de Luis Antonio Romero Jaime y de Gabriel Anejo Escalera, se suma a los de tantos otros muchachos y muchachas que han sido igualmente asesinados a lo largo y ancho del país a causa no sólo de la guerra desatada por el gobierno de Calderón contra el crimen organizado, sino del pudrimiento del corazón que se ha apoderado de la mal llamada clase política y de la clase criminal, que ha roto sus códigos de honor.

No quiero, en esta carta, hablarles de las virtudes de mi hijo, que eran inmensas, ni de las de los otros muchachos que vi florecer a su lado, estudiando, jugando, amando, creciendo, para servir, como tantos otros muchachos, a este país que ustedes han desgarrado. Hablar de ello no serviría más que para conmover lo que ya de por sí conmueve el corazón de la ciudadanía hasta la indignación. No quiero tampoco hablar del dolor de mi familia y de la familia de cada uno de los muchachos destruidos. Para ese dolor no hay palabras –sólo la poesía puede acercarse un poco a él, y ustedes no saben de poesía–. Lo que hoy quiero decirles desde esas vidas mutiladas, desde ese dolor que carece de nombre porque es fruto de lo que no pertenece a la naturaleza –la muerte de un hijo es siempre antinatural y por ello carece de nombre: entonces no se es huérfano ni viudo, se es simple y dolorosamente nada–, desde esas vidas mutiladas, repito, desde ese sufrimiento, desde la indignación que esas muertes han provocado, es simplemente que estamos hasta la madre. 

Estamos hasta la madre de ustedes, políticos –y cuando digo políticos no me refiero a ninguno en particular, sino a una buena parte de ustedes, incluyendo a quienes componen los partidos–, porque en sus luchas por el poder han desgarrado el tejido de la nación, porque en medio de esta guerra mal planteada, mal hecha, mal dirigida, de esta guerra que ha puesto al país en estado de emergencia, han sido incapaces –a causa de sus mezquindades, de sus pugnas, de su miserable grilla, de su lucha por el poder– de crear los consensos que la nación necesita para encontrar la unidad sin la cual este país no tendrá salida; estamos hasta la madre, porque la corrupción de las instituciones judiciales genera la complicidad con el crimen y la impunidad para cometerlo; porque, en medio de esa corrupción que muestra el fracaso del Estado, cada ciudadano de este país ha sido reducido a lo que el filósofo Giorgio Agamben llamó, con palabra griega, zoe: la vida no protegida, la vida de un animal, de un ser que puede ser violentado, secuestrado, vejado y asesinado impunemente; estamos hasta la madre porque sólo tienen imaginación para la violencia, para las armas, para el insulto y, con ello, un profundo desprecio por la educación, la cultura y las oportunidades de trabajo honrado y bueno, que es lo que hace a las buenas naciones; estamos hasta la madre porque esa corta imaginación está permitiendo que nuestros muchachos, nuestros hijos, no sólo sean asesinados sino, después, criminalizados, vueltos falsamente culpables para satisfacer el ánimo de esa imaginación; estamos hasta la madre porque otra parte de nuestros muchachos, a causa de la ausencia de un buen plan de gobierno, no tienen oportunidades para educarse, para encontrar un trabajo digno y, arrojados a las periferias, son posibles reclutas para el crimen organizado y la violencia; estamos hasta la madre porque a causa de todo ello la ciudadanía ha perdido confianza en sus gobernantes, en sus policías, en su Ejército, y tiene miedo y dolor; estamos hasta la madre porque lo único que les importa, además de un poder impotente que sólo sirve para administrar la desgracia, es el dinero, el fomento de la competencia, de su pinche “competitividad” y del consumo desmesurado, que son otros nombres de la violencia. 

De ustedes, criminales, estamos hasta la madre, de su violencia, de su pérdida de honorabilidad, de su crueldad, de su sinsentido

sábado, 2 de abril de 2011

El "destape" de un tal Eruviel


El destape de Eruviel

Jesusa Cervantes
Proceso
MÉXICO, D.F., 1 de abril (apro).-

La noche del viernes 25 de marzo, el Estado de México ardía. La imposición del gobernador, Enrique Peña Nieto para que todos los precandidatos aceptaran, sin chistar, al joven Alfredo del Mazo Maza, actual alcalde de Huixquilucan, como el candidato de unidad para el gobierno mexiquense, había causado molestia.

Peña Nieto escuchó de Elba Esther Gordillo un “no” rotundo a su decisión. La profesora advirtió: o cambiaban de candidato o el sindicato magisterial no respaldaría al candidato priista. Total, la maestra ya había ganado algo en todo esto: la alianza electoral PRI-Panal.

Gordillo no aceptaría, de ninguna manera, a un integrante de la familia Del Mazo, pues entre ésta y aquella existe una aversión mutua.

Por si fuera poco, el exgobernador Emilio Chuayffet Chemor, miembro distinguido del Grupo Atlacomulco, manifestó también su desacuerdo: Le debían la candidatura, luego de que en la Cámara de Diputados le arrebataron las posiciones que ya había “apalabrado” para su gente cercana.
Chuayffet quiso primero la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos, luego, que alguno de sus cercanos colaboradores pudiera llegar a la Auditoría Superior de la Federación. Ninguna de las posiciones se le respetó, así es que justo era que el PRI lo restituyera con un candidato al gobierno afín a él: Ernesto Nemer.

Peña Nieto tuvo de escuchar también el descontento de otros dos personajes debido a su mala elección y método para imponer a su candidato: Carlos Salinas de Gortari y Manlio Fabio Beltrones, quienes, por separado, hicieron saber su desacuerdo con el futuro candidato oficialista.

Los cuatro priistas (Gordillo, aunque sin membresía del PRI sigue operando para este partido en muchos estados) hicieron saber su desacuerdo; pero hubo un quinto inconforme, cuya opinión verdaderamente pesó y al final inclinó la balanza imponiéndose sin más.     Se trata del exgobernador Arturo Montiel, quien acaba de editar  su libro Arturo Montiel desde Atlacomulco.

El exgobernador se plantó frente al joven y truculento Peña Nieto para recordarle que “su” gubernatura se la debía a él y no a Alfredo del Mazo. Y por si esto no fuera suficiente para remover alguna fibra de lealtad de Peña, el exgobernador le recordó que en estos días se estará dando a conocer un nuevo libro en donde las figuras principales son los acontecimientos políticos del Estado de México.

Parece ser que esto último fue lo que verdaderamente hizo reflexionar a Peña, quien, sin más, dio marcha atrás y aceptó la propuesta de Arturo Montiel. El exgobernador abrió sus cartas y soltó el nombre de Eruviel Ávila.

Entre los priistas existe el rumor de que Montiel amenazó a Peña con incluir nuevamente dos capítulos del libro que, de última hora, fueron eliminados, pero existen y parece ser que son no sólo reveladores, sino bastante comprometedores para el joven gobernador Peña Nieto.

Eruviel ha ganado en dos ocasiones la presidencia de Ecatepec, uno de los municipios más grandes y más poblados del Estado de México; además, ha sido pupilo de Arturo Montiel. Ambos, dijo el exgobernador, provienen de la misma “cultura del esfuerzo”. Trazo muy lejano a la imagen aburguesada del joven Alfredo del Mazo Maza.

Cuando Montiel propuso a Eruviel los otros cuatro personajes de peso se sumaron de inmediato, así como el nuevo presidente del PRI, Humberto Moreira. Peña Nieto no tuvo otra que olvidarse de su efímera imposición y prometer todo el respaldo al alcalde con licencia de Ecatepec.

Pero Peña no quedó del todo fuera. Entre los cambios, el grupo de los seis hubo de aceptar que un peñista de corazón y que pretendió la candidatura, el diputado Luis Videgaray, quedara como el coordinador de campaña.

Y si Peña perdió, otros avanzaron. Por ejemplo, un hábil y paciente político mexiquense que ha suspirado en dos ocasiones por la candidatura, aprovechó los movimientos y logró imponerse como nuevo presidente de la todopoderosa Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados y dejó la de Derechos Humanos: Alfonso Navarrete PRida. Y como parte del enroque, en ésta última fue impuesto un salinista: Manuel Cadena.

Así, Peña Nieto no solo perdió la candidatura al gobierno del Estado de México, sino que, además, disminuyó sus espacios de operación en la Cámara de Diputados, mientras que su visible contrincante por la candidatura presidencial para el 2012, Manlio Fabio Beltrones Rivera, empezó a operar para ganar simpatizantes a su causa: las reformas a la Ley Federal del Trabajo, las cuales impondrá el PRI en alianza con el PAN. Pero mientras la cúpula priista en la Cámara de Diputados, a cargo de Francisco Rojas, que parece estar muy cercano a Peña Nieto, busca un desgaste por la impopular reforma, Manli Fabio Beltrones se dedica a escuchar atentamente a los sindicatos opositores a las reformas: a la Unión Nacional de Trabajadores.

Y es que aunque las reformas se aprueben en la Cámara de Diputados este mes de abril, cuando lleguen al Senado de la República para su ratificación, modificación o rechazo, Beltrones podrá detenerla obteniendo con ello nuevos adeptos de la UNT.

Dato: Este lunes Arturo Chávez Chávez comparecería ante la Cámara de Diputados para explicar qué está haciendo el gobierno con la ya famosa operación “Rápido y furioso”; ante su salida, será Marisela Morales quien dé cuentas a los legisladores, luego de que sea aprobada por el Senado. No estaría mal, pues finalmente quien tenía a cargo la investigación del tema era justamente la SIEDO, un área en la que ella mandaba.
Comentarios mjcervantes@proceso.com.mx

sábado, 26 de febrero de 2011

Desfiladero: ¿marines en México ?

Desfiladero
 
Calderón, a Washington. A México, los marines

Jaime Avilés
La jornada

Arde el mundo árabe, Israel pierde aliados en Medio Oriente y su aislamiento se acentúa al igual que su paranoia porque Irán se fortalece; las rebeliones se agudizan, Kadafi se tambalea y el precio del petróleo tiende a dispararse a las nubes. Mientras la ola de furia popular se extiende por el norte de África y bien puede propagarse al sur de Europa, México se desangra sin Estado ni gobierno y el hombrecito de Los Pinos advierte que el alza del crudo elevará el costo de las importaciones de gasolina, pero no dice que esto, por su personalísima culpa, empeorará mucho más las condiciones de vida de decenas de millones de mexicanos.

A lo largo de estos cuatro años de espanto, saqueo y genocidio, Felipe Calderón no fue capaz de poner siquiera la primera piedra de una refinería que ya debería estar funcionando para que podamos transformar aquí nuestro propio petróleo y, como repite con elocuencia Andrés Manuel López Obrador, dejemos de vender naranjas para comprar jugo de naranja. Si Calderón aplazó indefinidamente el arranque de la obra es porque nada le conviene tanto como seguir trayendo combustible del extranjero. Las propinas por debajo del agua deben ser alucinantes.

Con un gabinete de seguridad marcado por el estigma de la corrupción –el 29 de enero de 2009, la Secretaría de la Defensa Nacional compró 600 cobertores afelpados a 143 mil 400 pesos cada uno, por un total de 86 millones 40 mil pesos (hay muchos más datos como éste en www.facebook.com/#!/pages/Los-Gastos-Pendejos/148344958534675)–; con un procurador incompetente e inepto, que pronto será arrojado del barco en pleno naufragio, y con una violencia social incontrolable, Calderón se apresura a viajar a Washington, convocado de urgencia por Hillary y su invisible, inaudible y elegante mayordomo.

¿A qué va Calderón con tanta prisa? ¿A disculparse con Janet Napolitano por haber declarado a la prensa que hay mala coordinación entre las policías de ambos países? ¿A explicar por qué mantiene a Genaro García Luna, el gran simulador que provocó una grave crisis diplomática con Francia? ¿A recibir órdenes sobre la llegada de los marines a Ciudad Juárez y Tamaulipas?

¿O acaso va para dar su propia versión acerca de la guerra que está por estallar entre Carlos Slim, Emilio Azcárraga y Ricardo Salinas Pliego? ¿O tal vez a hacerse un examen antidoping para que la señora ésa con apellido de flan y la verdadera presidenta de Estados Unidos comprendan por qué dice que en México a todas las empresas les va bien?

¿Cómo puede Calderón sostener tamaña falacia, cuando según el Sistema de Información Empresarial, en 2009 había en el país 719 mil 654 pequeñas y medianas compañías, y al día de hoy permanecen abiertas 649 mil 155, lo que habla de que en 2010 cerraron 70 mil 499?

Pero podrían existir otras posibilidades. ¿Hillary y Janet habrían decidido llamarlo para que se comprometa a permitir que los agentes de las corporaciones policiacas estadunidenses pudieran transitar y trabajar portando y, de ser necesario, disparar sus armas de fuego en las calles, ciudades, carreteras, puertos, aeropuertos, aviones, autobuses y puntos intermedios de nuestro país? Para eso se habría montado el asesinato del policía chicano de la Migra en San Luis Potosí.

Todos debemos ser Assange

Si la palabra leak en inglés significa goteo y, por ende, filtración, la voz wiki alude a la pionera Wikipedia, la primera enciclopedia escrita colectivamente en el mundo por los usuarios de Internet. Wikileaks, por lo tanto, es la enciclopedia de los secretos políticos, económicos, diplomáticos y militares de todos los gobiernos del mundo, revelados por la valentía revolucionaria del australiano Julian Assange.

Anteayer, un tribunal de Londres ordenó que Assange sea entregado a la policía sueca para enfrentar cargos de supuesto abuso sexual en perjuicio de dos mujeres. Las acusaciones de éstas no son sino un pretexto para que al llegar al país de Henning Mankell, las autoridades lo deporten a Estados Unidos en donde, en el más benévolo de los casos, podría ser encarcelado hasta el fin de sus días, y en el peor, condenado a la silla eléctrica por traición a una patria que no es la suya, o de manera más expedita, asesinado por un supuesto patriota, como Jack Ruby, que oportunamente mató a Lee Harvey Oswald cuando el presunto homicida de Kennedy era trasladado a una prisión.

En la medida en que Assange eligió a La Jornada como el único medio informativo de nuestro país digno de publicar los cables secretos del gobierno de Bush sobre la debilidad política de Calderón, después de las elecciones de 2006, entre muchas otras cosas que en sumisa obediencia a los gringos, el resto de la prensa nativa pretende silenciar, los periodistas y lectores de este diario debemos movilizarnos en defensa del creador de Wikileaks.

La única forma en que podemos ayudarlo efectivamente es contribuyendo a provocar, junto con sus simpatizantes en el resto del mundo, una situación en la que, para la Casa Blanca, resulte preferible soltarlo que privarlo de la vida o de la libertad.

Con un pie fuera

López Obrador tiene un pie fuera del PRD. Al rechazar, con esa especie de renuncia largamente esperada, una alianza electoral en el estado de México entre Jesús Ortega y Felipe Calderón –que pretende apoyar la candidatura de Luis Felipe Bravo Mena, ex líder del Yunque, o de Josefina Vázquez Mota, ex pelele de Elba Esther Gordillo–, ha hecho sonar el reloj despertador a la hora de las definiciones.

Según Mitofsky, si AMLO se va del PRD, siete de cada 10 militantes harán lo mismo. Cuauhtémoc Cárdenas, Marcelo Ebrard y los senadores pejistas encabezados por Pablo Gómez no han vacilado en respaldar su tajante decisión. Esta, por asombroso que parezca, ha sido aplaudida también por los levantacejas más abyectos. ¿La causa? Imaginan que favorecerá a Peña Nieto y esa suposición les encanta. Pero se acerca el destape del sucesor del copetón y todo sugiere que su favorito, Alfredito del Mazo, no va a dar el ancho. Por desgracia para la causa obradorista, Alejandro Encinas no quiere ganar esa gubernatura.

Esta noche, tres magníficos bluseros de Chicago –Billy Branch, Carlos Johnson y Peaches Staten– tocarán con Vieja Estación en el salón Los Ángeles. Mañana por la mañana, todas y todos al Monumento a la Revolución para continuar con la campaña No+Sangre. Por la noche, Natalie Portman ganará el Óscar y le hablaré para felicitarla. La probabilidad de que me conteste no es alta.

El martes pasado, en el homenaje que sus amigos le rendimos en el Teatro de la Ciudad al poeta John Ross, su hijo, el hip-hopero Dante Ross, contó: Cuando mi padre estaba por morir, me cogió la mano y se quedó dormido. Al despertar me dijo: tu mano está en mi mano. Cuando yo me vaya, espero que mi mano esté en la tuya para siempre. ¡Adiós, gringo loco!

jueves, 24 de febrero de 2011

La burbuja

La burbuja
JoséGil losProceso
MÉXICO, D.F., 23 de febrero (apro).-
 José Gil Olmos
proceso

La ciudad de México vive en una burbuja que está a punto de romperse, o quizá ya se rompió, y vemos ya los primeros síntomas de la violencia generada por el crimen organizado: ejecuciones, narcomenudeo, peleas entre grupos, secuestros y la lucha por el mercado.

 La amenaza que vive la capital del país parece una reedición de la antigua historia de villanos, es decir de los habitantes de las villas que crecían de manera desordenada alrededor de las primeras ciudades protegidas por murallas y fosos, y eran vistos como un peligro porque vivían al margen de las leyes feudales.

Y es que la ciudad de México está rodeada por los municipios del Estado de México con mayor crecimiento de narcomenudeo en el país. En lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto, en esa entidad se ha triplicado el número de ejecuciones generadas por la lucha entre las principales bandas identificadas con La Familia Michoacana y Los Zetas.

Entretenido en sus sueños presidenciales y en su millonaria campaña de propaganda desplegada en Televisa, Peña Nieto ha descuidado de manera preocupante la seguridad pública del estado que gobierna.

En suelo mexiquense no sólo ha aumentado el número de feminicidios, también la presencia del crimen organizado se ha aposentado en los principales municipios urbanos que rodean a la ciudad de México, mismos que han experimentado una explosión demográfica por los jóvenes que ahí nacieron y por las familias capitalinas que se han mudado en los últimos años.

De acuerdo con un reporte publicado el pasado fin de semana por el diario Reforma, en los municipios de Huixquilucan, Ecatepec, Los Reyes La Paz, Chalco, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Naucalpan, Atizapán e Ixtapaluca se registraron 60 ejecuciones en 2007, y tres años después la cifra aumentó a 273, lo que equivale a un incremento de 355%.

La capital está rodeada precisamente por esos municipios que en los últimos cuatro años han registrado dichas ejecuciones, todas ellas relacionadas con el crimen organizado.

Según el "ejecutómetro" de Reforma, de 2007 a 2010, en todo el Estado de México se registraron 644 ejecuciones, es decir que toda la entidad sufre la violencia generada por el narcotráfico, cuyo poder se ha extendido no por la venta de la droga y extorsiones, sino por el secuestro y el cobro de impuestos a comerciantes.

Durante los últimos años, la ciudad de México ha sido vista por muchos visitantes de otros estados como una isla en medio del clima de violencia que se vive en casi todo el país. Llegar al Distrito Federal significa para muchos un respiro de tranquilidad, ya que se supuestamente se puede pasear y hablar abiertamente en bares y restaurantes, sin miedo a que el de al lado sea algún narcotraficante o un sicario.
Incluso se puede visitar parques y centros comerciales sin el miedo de quedar en medio de una refriega entre bandas contrarias o en un enfrentamiento con soldados y policías, o bien tener que pasar un retén de sicarios. 

La burbuja en la ciudad de México da la falsa impresión a los capitalinos de estar a salvo de la violencia, de esas miles de muertes en el país producto de la guerra contra el narcotráfico. De hecho, este mundo de miedo, temor e incluso de terror se ve de alguna manera lejano e incluso ajeno.

Sin embargo, esa falsa impresión está a punto de romperse.

Al ser cuestionado sobre la venta de droga y actos violentos de la delincuencia organizada en el Distrito Federal y el Estado de México, el procurador de Justicia capitalino, Miguel Mancera, aceptó que es un problema latente.

"Estamos trabajando en ese tema. No tendría una cifra en este momento (de puntos de venta de droga), pero estamos trabajando en el tema de la capacitación de personal. Como ustedes saben, hay una reforma a la Ley General de Salud que nos obligará a tomar directamente el tema de narcomenudeo", expuso el funcionario.

La preocupación del procurador Mancera se debe a que en las delegaciones capitalinas que colindan con los municipios mexiquenses ya se observa un aumento de ejecuciones.

Por ejemplo, en Iztapalapa y Gustavo A. Madero, que tienen como vecinos los municipios de Nezahualcóyotl, Los Reyes la Paz y Ecatepec, el año pasado se registraron 123 y 105 ejecuciones, respectivamente.
         Las cifras extraoficiales revelan que Ecatepec es el municipio con mayor número de ejecuciones, con 188, seguido de Nezahualcóyotl, con 160.

Otras delegaciones capitalinas como Azcapotzalco, que colinda con Naucalpan y Tlalnepantla, así como Cuajimalpa y Miguel Hidalgo, que se avecindan con Huixquilucan, ya registran un crecimiento impresionante de narcomenudeo.

Históricamente la zona de Tepito y la colonia Morelos, en el centro de la ciudad de México, era registrada como la más problemática en seguridad y tráfico de drogas, armas, piezas de autos y productos importados ilegalmente. Hoy eso mismo se vive en distintos puntos del oriente capitalino, donde en los mercados callejeros se observa el tráfico de drogas y armas a plena luz del día.

Las autoridades capitalinas han expresado su preocupación y han establecido acuerdos con el gobierno de Peña Nieto para detener esta amenaza seria del crimen organizado. Sin embargo, tanto el jefe del gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, como el gobernador mexiquense están más preocupados en cuidar su imagen que en sus responsabilidades públicas.

Las detenciones de los principales capos en los barrios residenciales del Distrito Federal y el Estado de México, así como los recientes operativos militares y los rondines cada vez más frecuentes de soldados fuertemente armados por las avenidas principales, nos hablan que la burbuja se está rompiendo y que los villanos avanzan sin que ningún poder pueda detenerlos. 

 

Sample text

Sample Text

div

UN GATO

UN GATO

Sample Text

 
Blogger Templates