Ads 468x60px

Labels

Páginas vistas en total

sábado, 26 de febrero de 2011

Desfiladero: ¿marines en México ?

Desfiladero
 
Calderón, a Washington. A México, los marines

Jaime Avilés
La jornada

Arde el mundo árabe, Israel pierde aliados en Medio Oriente y su aislamiento se acentúa al igual que su paranoia porque Irán se fortalece; las rebeliones se agudizan, Kadafi se tambalea y el precio del petróleo tiende a dispararse a las nubes. Mientras la ola de furia popular se extiende por el norte de África y bien puede propagarse al sur de Europa, México se desangra sin Estado ni gobierno y el hombrecito de Los Pinos advierte que el alza del crudo elevará el costo de las importaciones de gasolina, pero no dice que esto, por su personalísima culpa, empeorará mucho más las condiciones de vida de decenas de millones de mexicanos.

A lo largo de estos cuatro años de espanto, saqueo y genocidio, Felipe Calderón no fue capaz de poner siquiera la primera piedra de una refinería que ya debería estar funcionando para que podamos transformar aquí nuestro propio petróleo y, como repite con elocuencia Andrés Manuel López Obrador, dejemos de vender naranjas para comprar jugo de naranja. Si Calderón aplazó indefinidamente el arranque de la obra es porque nada le conviene tanto como seguir trayendo combustible del extranjero. Las propinas por debajo del agua deben ser alucinantes.

Con un gabinete de seguridad marcado por el estigma de la corrupción –el 29 de enero de 2009, la Secretaría de la Defensa Nacional compró 600 cobertores afelpados a 143 mil 400 pesos cada uno, por un total de 86 millones 40 mil pesos (hay muchos más datos como éste en www.facebook.com/#!/pages/Los-Gastos-Pendejos/148344958534675)–; con un procurador incompetente e inepto, que pronto será arrojado del barco en pleno naufragio, y con una violencia social incontrolable, Calderón se apresura a viajar a Washington, convocado de urgencia por Hillary y su invisible, inaudible y elegante mayordomo.

¿A qué va Calderón con tanta prisa? ¿A disculparse con Janet Napolitano por haber declarado a la prensa que hay mala coordinación entre las policías de ambos países? ¿A explicar por qué mantiene a Genaro García Luna, el gran simulador que provocó una grave crisis diplomática con Francia? ¿A recibir órdenes sobre la llegada de los marines a Ciudad Juárez y Tamaulipas?

¿O acaso va para dar su propia versión acerca de la guerra que está por estallar entre Carlos Slim, Emilio Azcárraga y Ricardo Salinas Pliego? ¿O tal vez a hacerse un examen antidoping para que la señora ésa con apellido de flan y la verdadera presidenta de Estados Unidos comprendan por qué dice que en México a todas las empresas les va bien?

¿Cómo puede Calderón sostener tamaña falacia, cuando según el Sistema de Información Empresarial, en 2009 había en el país 719 mil 654 pequeñas y medianas compañías, y al día de hoy permanecen abiertas 649 mil 155, lo que habla de que en 2010 cerraron 70 mil 499?

Pero podrían existir otras posibilidades. ¿Hillary y Janet habrían decidido llamarlo para que se comprometa a permitir que los agentes de las corporaciones policiacas estadunidenses pudieran transitar y trabajar portando y, de ser necesario, disparar sus armas de fuego en las calles, ciudades, carreteras, puertos, aeropuertos, aviones, autobuses y puntos intermedios de nuestro país? Para eso se habría montado el asesinato del policía chicano de la Migra en San Luis Potosí.

Todos debemos ser Assange

Si la palabra leak en inglés significa goteo y, por ende, filtración, la voz wiki alude a la pionera Wikipedia, la primera enciclopedia escrita colectivamente en el mundo por los usuarios de Internet. Wikileaks, por lo tanto, es la enciclopedia de los secretos políticos, económicos, diplomáticos y militares de todos los gobiernos del mundo, revelados por la valentía revolucionaria del australiano Julian Assange.

Anteayer, un tribunal de Londres ordenó que Assange sea entregado a la policía sueca para enfrentar cargos de supuesto abuso sexual en perjuicio de dos mujeres. Las acusaciones de éstas no son sino un pretexto para que al llegar al país de Henning Mankell, las autoridades lo deporten a Estados Unidos en donde, en el más benévolo de los casos, podría ser encarcelado hasta el fin de sus días, y en el peor, condenado a la silla eléctrica por traición a una patria que no es la suya, o de manera más expedita, asesinado por un supuesto patriota, como Jack Ruby, que oportunamente mató a Lee Harvey Oswald cuando el presunto homicida de Kennedy era trasladado a una prisión.

En la medida en que Assange eligió a La Jornada como el único medio informativo de nuestro país digno de publicar los cables secretos del gobierno de Bush sobre la debilidad política de Calderón, después de las elecciones de 2006, entre muchas otras cosas que en sumisa obediencia a los gringos, el resto de la prensa nativa pretende silenciar, los periodistas y lectores de este diario debemos movilizarnos en defensa del creador de Wikileaks.

La única forma en que podemos ayudarlo efectivamente es contribuyendo a provocar, junto con sus simpatizantes en el resto del mundo, una situación en la que, para la Casa Blanca, resulte preferible soltarlo que privarlo de la vida o de la libertad.

Con un pie fuera

López Obrador tiene un pie fuera del PRD. Al rechazar, con esa especie de renuncia largamente esperada, una alianza electoral en el estado de México entre Jesús Ortega y Felipe Calderón –que pretende apoyar la candidatura de Luis Felipe Bravo Mena, ex líder del Yunque, o de Josefina Vázquez Mota, ex pelele de Elba Esther Gordillo–, ha hecho sonar el reloj despertador a la hora de las definiciones.

Según Mitofsky, si AMLO se va del PRD, siete de cada 10 militantes harán lo mismo. Cuauhtémoc Cárdenas, Marcelo Ebrard y los senadores pejistas encabezados por Pablo Gómez no han vacilado en respaldar su tajante decisión. Esta, por asombroso que parezca, ha sido aplaudida también por los levantacejas más abyectos. ¿La causa? Imaginan que favorecerá a Peña Nieto y esa suposición les encanta. Pero se acerca el destape del sucesor del copetón y todo sugiere que su favorito, Alfredito del Mazo, no va a dar el ancho. Por desgracia para la causa obradorista, Alejandro Encinas no quiere ganar esa gubernatura.

Esta noche, tres magníficos bluseros de Chicago –Billy Branch, Carlos Johnson y Peaches Staten– tocarán con Vieja Estación en el salón Los Ángeles. Mañana por la mañana, todas y todos al Monumento a la Revolución para continuar con la campaña No+Sangre. Por la noche, Natalie Portman ganará el Óscar y le hablaré para felicitarla. La probabilidad de que me conteste no es alta.

El martes pasado, en el homenaje que sus amigos le rendimos en el Teatro de la Ciudad al poeta John Ross, su hijo, el hip-hopero Dante Ross, contó: Cuando mi padre estaba por morir, me cogió la mano y se quedó dormido. Al despertar me dijo: tu mano está en mi mano. Cuando yo me vaya, espero que mi mano esté en la tuya para siempre. ¡Adiós, gringo loco!

jueves, 24 de febrero de 2011

La burbuja

La burbuja
JoséGil losProceso
MÉXICO, D.F., 23 de febrero (apro).-
 José Gil Olmos
proceso

La ciudad de México vive en una burbuja que está a punto de romperse, o quizá ya se rompió, y vemos ya los primeros síntomas de la violencia generada por el crimen organizado: ejecuciones, narcomenudeo, peleas entre grupos, secuestros y la lucha por el mercado.

 La amenaza que vive la capital del país parece una reedición de la antigua historia de villanos, es decir de los habitantes de las villas que crecían de manera desordenada alrededor de las primeras ciudades protegidas por murallas y fosos, y eran vistos como un peligro porque vivían al margen de las leyes feudales.

Y es que la ciudad de México está rodeada por los municipios del Estado de México con mayor crecimiento de narcomenudeo en el país. En lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto, en esa entidad se ha triplicado el número de ejecuciones generadas por la lucha entre las principales bandas identificadas con La Familia Michoacana y Los Zetas.

Entretenido en sus sueños presidenciales y en su millonaria campaña de propaganda desplegada en Televisa, Peña Nieto ha descuidado de manera preocupante la seguridad pública del estado que gobierna.

En suelo mexiquense no sólo ha aumentado el número de feminicidios, también la presencia del crimen organizado se ha aposentado en los principales municipios urbanos que rodean a la ciudad de México, mismos que han experimentado una explosión demográfica por los jóvenes que ahí nacieron y por las familias capitalinas que se han mudado en los últimos años.

De acuerdo con un reporte publicado el pasado fin de semana por el diario Reforma, en los municipios de Huixquilucan, Ecatepec, Los Reyes La Paz, Chalco, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Naucalpan, Atizapán e Ixtapaluca se registraron 60 ejecuciones en 2007, y tres años después la cifra aumentó a 273, lo que equivale a un incremento de 355%.

La capital está rodeada precisamente por esos municipios que en los últimos cuatro años han registrado dichas ejecuciones, todas ellas relacionadas con el crimen organizado.

Según el "ejecutómetro" de Reforma, de 2007 a 2010, en todo el Estado de México se registraron 644 ejecuciones, es decir que toda la entidad sufre la violencia generada por el narcotráfico, cuyo poder se ha extendido no por la venta de la droga y extorsiones, sino por el secuestro y el cobro de impuestos a comerciantes.

Durante los últimos años, la ciudad de México ha sido vista por muchos visitantes de otros estados como una isla en medio del clima de violencia que se vive en casi todo el país. Llegar al Distrito Federal significa para muchos un respiro de tranquilidad, ya que se supuestamente se puede pasear y hablar abiertamente en bares y restaurantes, sin miedo a que el de al lado sea algún narcotraficante o un sicario.
Incluso se puede visitar parques y centros comerciales sin el miedo de quedar en medio de una refriega entre bandas contrarias o en un enfrentamiento con soldados y policías, o bien tener que pasar un retén de sicarios. 

La burbuja en la ciudad de México da la falsa impresión a los capitalinos de estar a salvo de la violencia, de esas miles de muertes en el país producto de la guerra contra el narcotráfico. De hecho, este mundo de miedo, temor e incluso de terror se ve de alguna manera lejano e incluso ajeno.

Sin embargo, esa falsa impresión está a punto de romperse.

Al ser cuestionado sobre la venta de droga y actos violentos de la delincuencia organizada en el Distrito Federal y el Estado de México, el procurador de Justicia capitalino, Miguel Mancera, aceptó que es un problema latente.

"Estamos trabajando en ese tema. No tendría una cifra en este momento (de puntos de venta de droga), pero estamos trabajando en el tema de la capacitación de personal. Como ustedes saben, hay una reforma a la Ley General de Salud que nos obligará a tomar directamente el tema de narcomenudeo", expuso el funcionario.

La preocupación del procurador Mancera se debe a que en las delegaciones capitalinas que colindan con los municipios mexiquenses ya se observa un aumento de ejecuciones.

Por ejemplo, en Iztapalapa y Gustavo A. Madero, que tienen como vecinos los municipios de Nezahualcóyotl, Los Reyes la Paz y Ecatepec, el año pasado se registraron 123 y 105 ejecuciones, respectivamente.
         Las cifras extraoficiales revelan que Ecatepec es el municipio con mayor número de ejecuciones, con 188, seguido de Nezahualcóyotl, con 160.

Otras delegaciones capitalinas como Azcapotzalco, que colinda con Naucalpan y Tlalnepantla, así como Cuajimalpa y Miguel Hidalgo, que se avecindan con Huixquilucan, ya registran un crecimiento impresionante de narcomenudeo.

Históricamente la zona de Tepito y la colonia Morelos, en el centro de la ciudad de México, era registrada como la más problemática en seguridad y tráfico de drogas, armas, piezas de autos y productos importados ilegalmente. Hoy eso mismo se vive en distintos puntos del oriente capitalino, donde en los mercados callejeros se observa el tráfico de drogas y armas a plena luz del día.

Las autoridades capitalinas han expresado su preocupación y han establecido acuerdos con el gobierno de Peña Nieto para detener esta amenaza seria del crimen organizado. Sin embargo, tanto el jefe del gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, como el gobernador mexiquense están más preocupados en cuidar su imagen que en sus responsabilidades públicas.

Las detenciones de los principales capos en los barrios residenciales del Distrito Federal y el Estado de México, así como los recientes operativos militares y los rondines cada vez más frecuentes de soldados fuertemente armados por las avenidas principales, nos hablan que la burbuja se está rompiendo y que los villanos avanzan sin que ningún poder pueda detenerlos. 

domingo, 20 de febrero de 2011

La "revolución de las consciencias" ..del correo


Egipto, Facebook y Carmen Aristegui

por HgLc
Hola.

Egipto logró su propia liberación de los faraones (o, al menos, eso parece). Hace 4000 años hicieron lo mismo los judíos, de la mano de Moisés de los propios egipcios. Así, a lo largo del mundo y de la Historia, muchas naciones se han liberado de sus propios faraones, lo mismo tiránicos para gobernar, lo mismo un pueblo consciente y responsable que en algún momento decide que ya fue suficiente de la tiranía y la opresión.

Cada época y lugar ha tenido sus propias particularidades con respecto a las herramientas con las que se han derrocado estos gobiernos. Lo mismo podemos encontrar que en la Revolución Mexicana de 1910, las comunicaciones se hacían por medio de telégrafo y ferrocarril, que ahora en las recientes subversiones en Medio Oriente fueron indispensables Facebook y Twitter.

En Mexico, desde hace poco más de 4 años vivimos una revolución silenciosa, pero consistente. En su momento, López Obrador lo definió como “la revolución de las consciencias”, pero muchos dudamos de que tal revolución estuviese en marcha. Sin embargo, el tiempo y los acontecimientos nos está demostrando que tal planteamiento, ni era descabellado, ni mucho menos inviable.

Desde poco antes del fraude electoral de 2006, se comenzó a utilizar internet como una forma de de difusión a todo aquello que los medios de comunicación tradicionales no transmitían, o publicaban. Así pues, desde el momento propio del proceso de desafuero en contra de AMLO en 2005, se comenzaron a abrir infinidad de blogs en Blogger y MSN Spaces para informar lo que sucedía, a una incipiente ciudadanía que comenzaba a utilizar internet, dado el atraso tecnológico que había en Mexico.

Y así, ya en la campaña presidencial, mas y mas blogs comenzaron a abrirse, con la plena disposición de romper el cerco informativo en contra del candidato de la Izquierda, Andrés Manuel.

Ya en el conflicto postelectoral y durante la Resistencia Civil Pacifica, se comenzó a utilizar una herramienta nueva y novedosa: YouTube. Todo aquello que la televisión no transmitía, era documentado y mostrado a una audiencia sedienta de información. Durante poco más de 4 años, López Obrador ha sobrevivido y ha seguido vigente gracias al internet. Desde 2006 y hasta 2008, el Gobierno Legitimo y la Resistencia difundieron sus actividades gracias a YouTube y Hi5.

Sin embargo, para finales de 2008 y principios del 2009, la Facebookmania llegó a México. Todo mundo abrió sus cuentas en Facebook, debido a que Facebook no tenía la rigidez de plataforma que sí tenía Hi5. El resultado fue el abandono casi total de ésta red social, y el boom de Facebook.

Otra incipiente red también acaparó la atención del internauta común: Twitter. Escribir una idea en 140 caracteres requería gran capacidad de sintaxis y, al mismo tiempo, tener bien enfocada la idea que se quería expresar.

Sin embargo, tanto Facebook como Twitter dejaron de ser lo que en principio diseñaron sus programadores: una red de contactos, entretenimiento y esparcimiento, y comenzaron a tener una utilidad social mayor. Combinados con YouTube, se convirtieron en una herramienta eficaz para difundir cualquier cantidad y tipo de información enfocada a los segmentos más cercanos del informante.

Mientras que antes, YouTube dependía del perfil de información que buscaras, en Facebook la pones al alcance de tu entorno cercano. En este sentido, Facebook tiene mayor efectividad en cuanto a la difusión de la información que cualquier otra plataforma o medio de comunicación.

Así pues, la revolución silenciosa que en México comenzó hace 4 años, también se ha dado en otras partes del mundo, y las redes sociales se han convertido en un motor fundamental en el andamiaje de las revoluciones del siglo XXI.
La censura de MVS contra Carmen Aristegui provocó que, de inmediato, un grupo de jóvenes abriera una página llamada “No a la censura de Carmen Aristegui en MVS” con la única finalidad de informar en lo referente al caso, y que en las primeras 24 horas posteriores al despido ya hubiera 15 mil seguidores de esta página.

Por lo menos dos marchas fueron organizadas en este espacio: una apenas 12 horas después del despido, en las inmediaciones de MVS Radio, en la Ciudad de México, donde acudieron cerca de 600 personas, y otra el sábado 12 de febrero, apenas 6 días después del despido, donde hubo más de 2500 personas. Así mismo, éste espacio sirvió para que se organizaran protestas a lo largo y ancho del país, en repudio a la censura de la radiodifusora y de la orden presidencial que dejo a la periodista fuera de su empleo.

A una semana y dos días, la presión ocasionó que la radiodifusora recontratara a la periodista, e hiciera público el famoso “código de ética” por el que fue cesada de su empleo, y que tantos cuestionamientos ocasionó en los últimos días.
Esto, desde luego, no hubiera sido posible sin la ayuda que las redes sociales dan para organizarse, así como en Medio Oriente e Italia se ha manifestado esta revolución silenciosa que se ha desatado a nivel mundial. Lo de Aristegui, en el caso mexicano, solamente representa a un pollo que estaba incubación, y que ha roto la primera parte del cascarón para salir, y vivir y convertirse en libre.
Veremos qué pasa en Medio Oriente (pues allá la cosa está que arde), y veremos cómo se dan las cosas en Italia y México. Por lo pronto, la revolución silenciosa de las redes sociales ya lleva de saldo 2 tiranos depuestos, y una periodista restituída en su empleo.

Tiemblen, Calderón, Televisa y los poderes fácticos, porque la revolución de las consciencias ya comenzó.
Saludos. Dejen comentarios.
Share
Incluye un comentario, haciendo click en el siguiente vinculo: http://blog.hglc.asp25.com/?p=1503#comments

jueves, 17 de febrero de 2011

Don Polo

 Don Polo

José Gil Olmos
Proceso
MÉXICO, DF, 16 de febrero (apro).-

Don Polo tenía 80 años cuando empezó a buscar a su hijo secuestrado en septiembre pasado. Hizo lo que ninguna autoridad federal, estatal o municipal pudo hacer: investigar y señalar a los responsables. Habló con los militares, con representantes de la Procuraduría General de la República (PGR), del gobierno de Durango y fue hasta la Presidencia de la República a denunciar el plagio, pero nadie le hizo caso.

Días después de hablar con la reportera de Proceso, Patricia Dávila, fue asesinado y ahora es un número más de los “daños colaterales” de la guerra contra el narcotráfico.

Leopoldo Valenzuela Escobar, don Polo, vivía en Nuevo Ideal, Durango, donde tenía una refaccionaria. La semana antepasada llegó a la redacción de la revista a denunciar el rapto de su hijo del mismo nombre, al que llamaba Leo. Una banda que vivía en su propio municipio, a los que ya había identificado con nombre y apellido, se lo habían llevado pidiendo un rescate de 10 millones de pesos.

Don Polo supo quiénes eran e indagó dónde estaba su guarida, y así lo denunció a las autoridades municipales, estatales, militares y federales. Pero cada vez que se presentaba ante una autoridad, recibía maltratos por hacer lo que ellos por obligación debían llevar a cabo.

Los soldados le dijeron que fuera a presentar la denuncia o que juntaran el dinero para liberar a Leo. El presidente municipal de Nuevo ideal, Ernesto Velásquez, lo conminó a ir con el fiscal para secuestros del gobierno del estado quien, a su vez, le dijo que no arriesgaría a sus policías para ir al lugar que Don Polo les señalaba donde tenían a su hijo.  Ante la insistencia de que actuara, el alcalde gritó a Don Polo y a su hija, Hilda: “¡Qué no entienden!”, y luego dejarlos con la palabra en la boca.

En su peregrinar, la familia acudió a la X Zona Militar, y ahí un coronel de apellido Zambrano los dejó plantados, luego de leer el mensaje que los plagiarios habían enviado por teléfono exigiendo el dinero. “¿Cómo que de este número te lo mandaron?”, fue lo último que les dijo el militar, quien se había comprometido ayudarles.

En octubre, la familia tenía toda la información de los responsables del plagio y a quienes les había entregado ya un millón 600 mil pesos. De hecho, sus hijas y su esposa, vestidas de hombre, lo acompañaron a ubicar el sitio donde tenían a Leo.

Luego de confirmar que se trataba de la guarida de los secuestradores, denunciaron el hecho ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), dependiente de la PGR.

Durante cuatro meses esperaron que ésta actuara y durante todo ese tiempo documentaron otros secuestros realizados por el mismo grupo.

Incluso Don Leo descubrió la nueva guarida de la banda. Asimismo, entregó la credencial de elector de uno de los plagiarios, quien la había tirado en el momento de llevarse a una persona.

Como no le hacían caso, acudió a la Secretaría de Marina, donde entregó a los capitanes Montiel y Magaña mapas, datos, nombres y números de teléfono de los secuestradores. Tampoco recibió ayuda.

Su última esperanza de que hicieran algo para salvar a su hijo era la Presidencia de la República.

A principios de enero Don Polo y su familia acudieron a Los Pinos, donde entregaron una carta. En el texto, expusieron en 19 puntos toda la información del plagio de Leo. Una vez más fueron ninguneados.

Desanimado, Don Polo llegó a la revista Proceso cuatro días antes de morir acribillado. La reportera Patricia Dávila  escuchó impactada todo su relato y le preguntó que si estaba seguro de que se publicara lo que le había narrado. “¡Claro que tengo miedo! ¡Temo por mis hijas y mi esposa! Pero la nuestra ya no es vida…”, le contestó pidiéndole que publicara casi todo lo que le había dicho.

Tenía la esperanza de que la denuncia pública tuviera algún efecto para que las autoridades reaccionaran y dieran con su hijo, esperando que aún estuviera vivo. Su ilusión era que toda esta pesadilla terminara encontrando a Leo y dejar el municipio de Nuevo Ideal, donde tenían su negocio de piezas de autos usados.

Pero nada de esto sucedió. El viernes 4 de febrero un comando entró a su casa y lo asesinó.

Todo su esfuerzo se desvaneció en unos instantes porque ni el gobernador, ni el procurador estatal, ni el federal, ni los policías, soldados y marinos, ni el propio presidente de la República, lo escucharon, y su hijo Leonel sigue desaparecido y Don Polo esta muerto.

En un país donde la impunidad reina, hay muchas otras historias como la de Don Polo. Las cifras de muertos y desaparecidos crecen todos los días y la violencia no deja de cimbrar comunidades, pueblos y ciudades de todo el país.

sábado, 12 de febrero de 2011

México; ¿Que es lo que hacen y para que sirven los diputados? ..enterese usted.

Legislatura con mordaza

Jesusa Cervantes
MÉXICO, DF, 11 de febrero (apro).-
 Proceso

Felipe Calderón Hinojosa arrancó su mandato en medio de una Legislatura, la LX, convulsionada, en donde diputados del PRD y del PAN se liaban a golpes y los primeros tomaban la tribuna; poco faltó para que Calderón no ingresara al recinto de San Lázaro y protestara como presidente de la República, y lo logró gracias al respaldo y acuerdo con los priistas.

El encono entre perredistas, que reclamaban el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, y los panistas, que se decían ganadores y respetuosos de la legalidad, se mantuvo a lo largo de los tres primeros años del gobierno calderonista. De 2006 a 2009, los enfrentamientos y reclamos se hicieron presentes en todo momento y no hubo nunca poder que lograra coartar las expresiones de uno y otro bando.

Hoy, a mitad de la segunda legislatura que enfrenta Calderón, los panistas hallaron eco en el PRI para cerrar el paso a las tomas de tribuna, así como a las críticas y reclamos vía exposición de mantas, cartulinas o altavoces.

En la actual legislatura el número de legisladores afines a López Obrador disminuyó y algunos, los más fieles, llegaron bajo las siglas del Partido del Trabajo (PT), ocho para ser exactos, suficientes para poner de cabeza al resto de panistas, priistas, a los de Nueva Alianza (Panal) o del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que no han podido ganarles un solo debate pero sí fulminarlos a la hora de las votaciones.

Después de un año y medio de tomas de tribuna y exhibición de mantas, en donde se le he dicho de todo a Calderón, desde espurio hasta borracho, la dupla PAN-PRI encontró una nueva forma de parar en seco a los ocho “rijosos petistas”: confeccionando un nuevo “reglamento-mordaza”.

Efectivamente, las limitaciones a la libertad de expresión y el atropello del gobierno contra la periodista Carmen Aristegui fueron aplicadas en sintonía con el nuevo reglamento que ambos partidos aprobaron el pasado 15 de diciembre e hicieron entrar en vigor el 1 de enero.

El objetivo del nuevo reglamento, que limita drásticamente la “libertad” de cada legislador a expresarse como mejor le parezca y de acuerdo con su estrategia política, tiene como centro que las sesiones en el pleno se conduzcan sin sobresaltos, sin tomas de tribuna, sin suspensiones momentáneas, sin reclamos, sin crítica desde una manta, sin reclamos desde una cartulina; en síntesis, sin que se exponga al Poder Ejecutivo.

Eso fue lo que sucedió el 4 de febrero, cuando los petistas Gerardo Fernández Noroña, Mario Di Costanzo y Jaime Cárdenas desplegaron una enorme manta que condenaba un supuesto alcoholismo de Felipe Calderón.

A los legisladores se les aplicó el nuevo reglamento para acallarlos, aunque finalmente la sesión se suspendió, no por la entrada en vigor de las nuevas reglas, sino porque los panistas se dejaron llevar por el impulso, el enojo y olvidaron la serenidad que todo político debe aprender, yéndose a los insultos y jaloneos contra los petistas. Un acto que también descontroló a los priistas quienes, divididos, acudieron en ayuda de uno y otro bando.

Uno de los daños colaterales por la presencia de Calderón en el poder es este nuevo reglamento, a través del cual se quiere acallar las voces críticas e incluso se pretende meter en orden a los diputados, aun en contra de la propia Constitución, la cual establece que ningún legislador podrá ser reconvenido por sus dichos.

En su artículo 8º, fracción XVIII del reglamento de marras, se obliga a diputados y diputadas a “retirar cualquier expresión material que hayan utilizado para su intervención en el pleno, una vez que éste haya concluido”; es decir, nadie podrá dejar expuesta manta, muñeco, cartulina o los objetos en los que se apoye para manifestar sus cuestionamientos.

Pero todavía peor, si el presidente de la Mesa Directiva lo conmnina a hacerlo, o algún legislador que se sienta ofendido exige el retiro de la manta y esto no se hace, al diputado que se esté manifestando se le ¡¡cerrará el micrófono!! y, si continúa con su actitud, se le descontará entonces un día de dieta.

Y si persiste en su manifestación, el presidente de la Mesa Directiva, como si fuera un acto dictatorial, “ordenará” el retiro de “las expresiones”.

El mismo artículo establece en su fracción XVII que los legisladores están obligados a “permitir la libre discusión y decisión parlamentaria en las sesiones, así como en las reuniones”. Esto implica que si un diputado siente que con alguna acción o expresión que realice otro en su contra se le está impidiendo hablar, entonces se podrá callar a quien le reclama.

La violación a la libertad de expresión de los legisladores no es sólo el único acto de autoritarismo fijado en el nuevo reglamento, existe otro no menos grave: la permisividad de “reuniones secretas” y, por supuesto, la obligación de la “secrecía” de los legisladores.

Desde cuándo, se podrá preguntar cualquier ciudadano, los actos de los diputados federales, que llegaron ahí con el voto de los ciudadanos, pueden realizar “reuniones secretas” como si fueran una hermandad. Se les olvida a los legisladores de PRI y PAN, autores de este nuevo reglamento, que sus actos deben ser “públicos” y no a “escondidas”.

¿Dónde quedó la esencia del Parlamento, que tiene su origen en los debates públicos del Senado romano? Olvidan que los Congresos son justamente para eso, para parlar, acordar a vista de todos y no para hacer leyes en privado, acuerdos en corto.

Estas “sesiones secretas” reconocidas y aceptadas en el nuevo reglamento no son sino una manifestación cínica de los acuerdos y modificaciones que, en privado, se hacen a las leyes.

Es el reconocimiento legal a reuniones como las ocurridas al inicio del sexenio, cuando se acordó la ley del ISSSTE sin que nadie se hubiera enterado cómo, cuándo y dónde se confeccionó para luego llevarse al pleno y ser votada con el pacto previo entre panistas y priistas.

         “Sesiones secretas” es la nueva sección que tiene el reglamento, las cuales --según el artículo 8-- así las deben mantener los legisladores que en ella participen. Es decir, no pueden ni deben hablar sobre lo que ahí se discute, se acuerde o se firme.

Nada más absurdo y bárbaro para un Parlamento.

Y ni qué decir de los documentos que de ahí salgan, serán considerados “confidenciales” o “reservados”; ¡la transparencia de un Congreso tirada al cesto de la basura!

 El embate contra la periodista Carmen Aristegui no fue un asunto aislado, que tenga que ver únicamente con una presión del gobierno hacia un particular para negociar su concesión; no, va más allá, se trató de una política de Estado que permea a otros poderes como el Legislativo.
         Operada por el PAN y aceptada por el PRI, la conducción de las próximas legislaturas, de mantenerse este nuevo reglamento, serán recordadas por la represión y opacidad que en ellas prive.

Cuando algún diputado se sienta ofendido o considere que el Presidente en turno, que el secretario en turno o cualquier funcionario está siendo ofendido, puede invocar el artículo 115 y exigir una moción de orden, con el argumento de que se está “faltando el respeto al orador”, o que se está generando “alteración del desarrollo de una sesión”; con ello logrará acallar cualquier señalamiento incómodo o que lo exhiba.

Aunque el nuevo reglamento es a todas luces violatorio de la libertad de expresión, será difícil que los ocho diputados del PT y algunos del PRD lo echen abajo, a pesar de que existen 89 “observaciones”.

El nuevo reglamento no sólo pretende que las sesiones del pleno se realicen sin sobresaltos, esto también incluye las reuniones de comisiones y comités. En una palabra, se está proponiendo un Parlamento sumiso, sin posibilidad de reclamo, y en donde a las minorías se les aniquile su libertad a disentir de las mayorías y expresarlo como mejor lo consideren.

Fascista, dictatorial, presidencialista, castrante? Sí, eso podría llegar a ser el nuevo reglamento si estos aspectos no se modifican.

miércoles, 9 de febrero de 2011

#Aristégui conferencia 1

#Aristégui conferencia 2

La reinstalación de Aristégui de inmediato

Demandan legisladores del PRI, PRD y PT reinstalación de Aristegui

Jesusa Cervantes
Proceso
MÉXICO, DF, 8 de febrero (apro).-

El Partido Acción Nacional (PAN) en la Cámara de Diputados aceptó abordar en tribuna el despido de la periodista Carmen Aristegui de la empresa radiofónica MVS y enmarcarlo como parte de la “problemática nacional", y cerrar con ello el debate sobre el presunto alcoholismo del presidente Felipe Calderón.

En el arranque de la sesión, el vicecoordinador de la bancada panista, Alberto Pérez Cuevas, pidió la palabra y desde su curul solicitó que en el tema denominado “problemática nacional” “se aborde lo sucedido con una periodista y que cada quien (diputado o grupo parlamentario) comente su postura… a la bancada del PAN le interesa que esto se debata”.

Los oradores de este partido, al igual que su vicecoordinador, jamás pronunciaron el nombre de Carmen Aristegui y aunque se manifestaron a favor de la libertad de expresión, en ningún momento hicieron referencia al despido.

Incluso, a diferencia de la vocera presidencial, Alejandra Sota, que negó cualquier intervención de Los Pinos en caso Aristegui, los panistas evitaron durante el debate relacionar al gobierno federal en el tema.
En contraste, PRI, PRD y Partido del Trabajo salieron en defensa de Aristegui, al grado de que los dos últimos partidos demandaron a la empresa MVS la reinstalación de la periodista en el noticiero radiofónico.

Los primeros en intervenir fueron los panistas, siguieron los petistas y perredistas, y finalmente la priista Beatriz Paredes cerró el debate con frases demoledoras al parecer enderezadas al gobierno calderonista.

“El derecho a la crítica, en regímenes políticos en transición, es indispensable porque en los proceso de transición siempre hay riesgo de posiciones regresivas, y en esas etapas --que se caracterizan por la confusión, la diatriba y en muchos casos por las acusaciones infundadas-- la crítica es una práctica que oxigena y obliga a todos a mirar con mayor objetividad y humildad que percepciones diversas existen”, acotó Paredes Rangel.

Y cerró al sostener que “en el país necesitamos que exista la crítica, la crítica objetiva, la crítica veraz, la crítica que no confunda al poder en su propio espejo”.

“Alcohólico no, dipsómano”

Durante el debate, los panistas se limitaron a decir que su partido está a favor de “la libertad de expresión” y a sostener que ésta se practica en el país, pero nunca vincularon el tema con el despido de Aristegui.
Peor aún, evitaron llamar a la periodista por su nombre.

 “…la libertad de expresión tan existe, que aquí mismo en esta tribuna puede venir a manifestarse, aun y cuando sea únicamente para darle rienda suelta a lenguas viperinas, a actitudes incontinentes, a desplazamientos que no proponen ni construyen para venir a vomitar aquí frustraciones de los propios errores políticos del pasado”, dijo el panista Arturo García Portillo para antes aclarar que “sí, el tema es la libertad de expresión”.

Los panistas intentaron así desvincular el despido de la periodista  o como una consecuencia por haber demandado a la Presidencia una aclaración sobre el presunto alcoholismo de Calderón, y al cual se hizo referencia en una manta que el PT desplegó el jueves pasado en la tribuna de la Cámara de Diputados.

    Por el contrario, PRD, PRI y PT dejaron en claro que ambos temas formaban parte de un mismo asunto: el actuar del Ejecutivo federal y la limitación de la libertad de expresión.

Por ejemplo, Gerardo Fernández Noroña, autor de la “manta de la discordia”, sostuvo que Calderón Hinojosa ya no aguanta “ni que lo toquen con el pétalo de una pregunta”.

Calificó de “espeluznante y terrible” que una pregunta haya generado de parte de la Presidencia ordenar el despido de la conductora radiofónica.
    “Que se muera de hambre el pueblo no es lo importante; que se viole la libertad de expresión no es lo importante; lo importante para los panistas es que no se le diga borracho” al Ejecutivo, sostuvo para luego advertir:

“El despido es peligrosísimo, es uno de los ataques más brutales a la libertad de expresión”.
    Enseguida y para no irritar más a los panistas, Fernández Noroña concedió en no llamar más “borracho” a Calderón, sino “dipsómano”, término con que el diccionario define a un “alcohólico, ebrio, bebedor o borracho”.

    Luego exigió “que se le regrese su espacio a Carmen Aristegui”.

    Los panistas acusaron a Fernández Noroña de obstaculizar el debate y recurrir a “espectáculos mediáticos” como una medida de llamar la atención, pues lo que pretende es ser candidato al Gobierno del Distrito Federal (GDF).

    Incluso, el panista García Portillo pidió la lectura de una nota publicada en el diario Reforma, en que se da cuenta de una reunión que Fernández Noroña sostuvo el sábado pasado en las oficinas del PT en la Cámara de Diputados con varios de sus seguidores para promoverse como candidato al gobierno capitalino.

    La respuesta de Fernández Noroña fue de burla, pues les dijo que al no tener argumentos para debatir sobre el caso Aristegui, los panistas pretendían dar a entender que él utilizaba las instalaciones del Poder Legislativo para promover sus intereses políticos.

Sin embargo, el petista les respondió que eso no va a poder ser, y para ello mostró un oficio de recibido de la Cámara de Diputados, en donde pide permiso para utilizar las instalaciones con fines proselitistas.

Los panistas también recurrieron al señalamiento de Alma Velásquez, la diputada suplente de Fernández Noroña, quien un par de horas antes había acudido a la sala de prensa para demandar la renuncia de su compañero de partido y revelar un supuesto incumplimiento de apoyo monetario de 800 mil pesos de parte del legislador.

Gobierno chantajea a MVS: PRD

Por su parte, el PRD a través del guerrerense Armando Ríos Piter acusó al gobierno de Felipe Calderón de someter a chantaje a MVS, al no renovarle la concesión, si la empresa no despedía a Aristegui, y por ello el sol azteca exigió la recontratación de la comunicadora.

“Da pena que MVS, que ha sido una empresa adalid en la lucha contra el duopolio televisivo, hoy esté cayendo en la trampa; en la trampa de que sea el gobierno quien con chantajes le pida que, para renovarle la concesión, acalle una voz que es importante que sea escuchada”, dijo.

 Sostuvo que hablar de cómo reconstruir una nación es hablar también de la libertad de expresión.

“La libertad de expresión es también defender que si alguien  en los medios, de los amigos periodistas, de ésos que deben ser aliados en la construcción de un México democrático y un México de libertades, pues también que ese derecho les sea, precisamente, garantizado”, destacó el PRD.

Para hablar de la solución del país, agregó, se tiene que hablar de Carmen Aristegui; puntualizó que no sólo se trata de ser solidario con la periodista, sino el dejar claro que, cuando se coarta la libertad de expresión por presiones de carácter económico, da pena.

    Tener a Carmen Aristegui en los medios, puntualizó, puede gustar o no a mucha gente, porque ella representa “ese gran México que somos” y “no podemos regresar a ese México ideologizado, autoritario, en el que sólo una voz cuenta”.

 Los medios, añadió, son parte importante en la construcción de un país democrático.

 “Hoy ser solidarios con Carmen Aristegui y exigirle, exhortar desde esta tribuna a MVS, a que la reinstale en ese cargo, es pensar que no es solamente un tema entre particulares y privados, es un tema de interés social y refleja también la construcción del país que desde esta tribuna tenemos que estar haciendo”, sostuvo.

Reflexión de Voltaire

La priista y presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes Rangel, coincidió en que Aristegui forma parte del pluralismo en México y sostuvo:

“¿Por qué la circunstancia de Carmen Aristegui provocó una reacción tan amplia en comunicadores y en la opinión pública?  Independientemente de que es una comunicadora que no es obsecuente con el poder, cualquiera que sea el signo de éste, lo que proyecta, lo que evidencia la reacción de tantas y diversas voces es la convicción de que la libertad de expresión es un valor irrenunciable y, sobre todo, lo que se aprecia es el derecho a la crítica”, sostuvo.

    El pluralismo, aclaró, no es sólo un asunto electoral, sino tiene que ver con la visión del mundo “en donde se reconoce que hay distintos, diferentes, que hay otros que no tienen que ser como tú, ni profesar los mismos valores o dogmas o convicciones que tú profesas”.

No hacerlo, dijo, es hablar de fascismo, de uniformidades.

“El desarrollo democrático del país demanda convicciones democráticas, desde luego, y requiere tolerancia; y Paredes cerró citando a Voltaire y refiriéndose a Aristegui:
“Voltarire, un destacado filósofo  perseguido y encarcelado por sus principios, expresó: ‘Detesto lo que escribes, pero daría mi vida para que pudieras seguir escribiéndolo’”.

viernes, 4 de febrero de 2011

¿A donde está Adriana?

Adriana Morlett, desaparecida

Sara Lovera
Proceso
MÉXICO, D.F., 3 de febrero (apro).- 

Frente a una desaparición, lo que parece invadir el alma es la angustia, la ansiedad, la zozobra, la congoja y un sentimiento de desesperanza y desesperación que crece en espiral.
Esa desaparición inexplicable, inquietante, nos coloca en un estado de desasosiego permanente. Es como si alguien hubiera quebrado toda racionalidad.

Desde el 6 de septiembre del año pasado desapareció Adriana Morlett, hace ya casi cinco meses. Ella dejó de estar, caminó a un no sitio, a un sin lugar, convertida en humo y sin señales de vida, como si se la hubiera tragado la tierra, llevada por el viento, evaporada y ausente.

Adriana, con 21 años de edad, no volvió a casa. Vivía en la ciudad de México, con su hermano, desde hacía poco menos de un año.

Ese septiembre, luego de ir a recoger un libro a la biblioteca central de la UNAM, se citó con Mauro Alberto Rodríguez Romero. Pensaba ir a casa a ver unas películas, pero después de salir de la biblioteca, filmada por las cámaras de seguridad, simplemente se eclipsó. Se sumergió en este océano de la violencia que parece ser la imagen de México. Lo extraño es que días después, el libro que pidió prestado regresó a la biblioteca, y nadie sabe cómo.

Estudiante de la Facultad de Arquitectura, Adriana se había citado con amigas y amigos para tener una velada estupenda. La esperaban a las 8 de la noche, pero no llegó. Ella fue a la biblioteca a las 7 de la noche, no tardó nada en gestionar el préstamo, y ya en la puerta de salida sonó su celular, era Mauro Alberto, hoy escondido, atrapado por quién sabe qué saberes sobre su amiga.

Por supuesto que las autoridades encargadas y responsables de investigar, de encontrarla, no han explicado nada. La desaparición de Adriana está en la impunidad y sus padres viven con ese desasosiego de la desesperación y la zozobra del no saber, del no entender.

Se han dado cuenta del significado de la palabra impunidad que asola a nuestra realidad, esa impunidad que nos cubre y nos hunde todos los días frente a la injusticia y la desgracia.

Hace menos de una semana que la diputada Teresa Incháustegui, de la Comisión Especial de Feminicidios de la Cámara de Diputados, reveló que el  Registro Nacional de Personas Extraviadas de la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSP) documentó, en la última década, la  desaparición de  676 mujeres.
Los datos son siempre ilustrativos, pero atrás de cada una de esas 676 mujeres hay una vida, una historia, una gama de afectos, un cúmulo de experiencias y expectativas, de planes, de ilusiones.

Según la SSP, de las 676 mujeres reportadas como desaparecidas, 64.2% son mujeres de entre 10 y 24 años de edad, es decir, niñas y jóvenes.

Adriana está en la estadística, pero está en un no lugar, borrada, desvanecida en el mar de expedientes. La diputada Incháustegui, campechana y politóloga, dijo que el número de mujeres desaparecidas tendría que ser un asunto importante para la sociedad, esa masa informe que se debate en el día a día de las preocupaciones urgentes: trabajo, salario, seguridad e integridad individual.

La desaparición de mujeres en México, la de Adriana, por ejemplo, es parte de los diferentes contornos de la violencia que se convierte en un tema, pero que no se resuelve ni se enfrenta por parte del Estado y la sociedad; que se nombra, pero no se confronta.

Leyes van y vienen. Las desapariciones continúan inexplicablemente, sumidas en ese mar de amargura que desestructura familias, comunidades y país.

¿Dónde está Adriana? Seguro que es la pregunta cotidiana con la que le amanece a su madre, a su padre, a sus más queridas compañeras y amigas.

Es evidente que las autoridades federales incumplen su responsabilidad, no dan señas de eficacia, porque las desapariciones, esas que a nadie le importan, más que a las familias, como las organizadas en Coahuila o las tan antiguas buscadoras de hijos e hijas del grupo Eureka de la senadora Rosario Ibarra, no tienen respuesta.
Hace algunos días, la agrupación feminista Pan y Rosas lanzó un pronunciamiento sobre  la desaparición de Adriana Morlett Espinoza y ha gritado fuerte: ¡La queremos de regreso!

El amigo de Adriana, explican las mujeres de Pan y Rosas, identificado como Mauro Alberto Rodríguez Romero e  inscrito en la Facultad de Psicología de la UNAM, no explica si se encontró con ella, y lo grave es que  no se tienen más datos, porque el estudiante, ante el temor a pasar de testigo a indiciado, primero evadió dar cualquier explicación, y cuando finalmente se decidió a dar información, se mostró renuente, argumentando que no quiere ser un “chivo expiatorio”.

Dio dos versiones de los hechos: en una aseguró que al salir de la biblioteca, Adriana lo quiso acompañar hasta su casa “por tener una atención” con él, y que en cuanto llegaron él sólo dejó su mochila y la acompañó a tomar un taxi. Después dijo que fueron a su casa, porque Adriana quería ver un sofá que le iba a comprar y que posteriormente la acompañó a tomar el taxi.  

Lo  único cierto, cinco meses después, es que la investigación está estancada, ya que Mauro Alberto acudió a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal para interponer una queja contra las autoridades de la Fiscalía Antisecuestros, pues, según él, ha sufrido actos de intimidación y lo han interrogado sin estar plenamente identificados como personal de la fiscalía o sin las órdenes judiciales correspondientes. ¿Y las autoridades lo dejaron libre?

El padre y la madre de Adriana, que vivían en Guerrero, dejaron casa y empleo y dedican todo su tiempo, como parias, a buscar a su hija desde hace meses.

Ellos, como muchos ciudadanos y ciudadanas, hacen por vía libre sus investigaciones, frente al casi nulo avance de las pesquisas que deben realizar las autoridades.

Se ha podido precisar que  Mauro Alberto prepara un recurso psicológico que anule sus probables  declaraciones. Es decir que ¿no ha declarado? ¿Por qué pretende preparar este recurso psicológico de perder la memoria? Los padres de Adriana cuentan eso, que la familia de Mauro Alberto se los ha dicho. ¿Dónde está la autoridad? Pan y Rosas no se explica: el mar burocrático o la falta de todo, ¿no se sabe? Esto es, ¿se ha oscurecido el contexto, las autoridades están muy ocupadas, no funcionan las oficinas judiciales o qué pasa?

El caso de Adriana  muestra el desprecio que sobre la vida de las mujeres  tienen las autoridades  y aparece como única verdad la  impunidad. Las militantes de Pan y Rosas sostienen que esta es una forma de violencia contra las mujeres, ya que los responsables de investigar la desaparición sólo dicen: “No tenemos nada".

Lo irracional es que  el marco legal que nos rige establece que tras una desaparición, la búsqueda no se inicia hasta 72 horas después, cuando la experiencia –como sucede en Ciudad Juárez– muestra que las primeras horas, después de la desaparición de una persona, son cruciales. Lo asombroso es la  pasividad, a pesar de pruebas, como el que “alguien” regresó a la biblioteca el libro que Adriana sacó, sin haberlo reportado, o ante llamadas como la que recibió la mamá de Adriana, de que la tenían privada de su libertad para  prostituirla, llamada que se realizó desde un teléfono público de la delegación Gustavo A. Madero, pero que los policías “no pudieron localizar”.

Hoy las mujeres organizadas gritan: ¡Devuelvan a Adriana!
saralovera@yahoo.com.mx

jueves, 3 de febrero de 2011

Salvárcar

 Salvárcar

José Gil Olmos
Proceso
MÉXICO, D.F., 2 de febrero (apro).-

Felipe Calderón dijo hace un año que los 15 jóvenes ejecutados en la colonia Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde celebraban el cumpleaños de uno de sus amigos, eran pandilleros, con lo que dio a entender que por eso habían sido asesinados. Luego de una insulsa disculpa, lanzó su propuesta de recuperar esa ciudad fronteriza, emulando el plan con el que se recuperó Medellín (Colombia) del crimen organizado.

Fiel al fracaso, en ambas cosas erró el panista, dado que la disculpa no bastó. A un año del asesinato de los 15 jóvenes, el caso no ha sido resuelto, y el plan Todos somos Juárez se convirtió en un negocio para los empresarios de la construcción.

En el mencionado programa, que según su área de política pública contiene 160 compromisos, el gobierno federal invirtió más de 3 mil 300 millones de pesos, pero no logró activar la economía de la ciudad, tampoco restaurar el tejido social y mucho menos detuvo la ola de violencia, como se observó poco después de la matanza en Salvárcar.

El 12 de marzo de 2010, un grupo armado llegó al velorio de un joven, en la colonia Parajes del Sur, y disparó contra los asistentes. En el ataque murieron ocho personas de entre 16 y 28 años de edad.

El 3 de junio, cuatro jóvenes fueron asesinados y dos resultaron heridos en unas canchas de básquetbol, en el área deportiva de la Unidad Habitacional Emiliano Zapata.

El 22 de octubre, un comando irrumpió en una fiesta en la colonia Horizontes del Sur, en Ciudad Juárez, y disparó. Ahí Murieron 14 personas, cuatro de ellas menores de edad; además, dos niños (de siete y 11 años de edad) fueron lesionados en el ataque.

El 23 de enero de este año, a escasos días de la visita de Margarita Zavala de Calderón, otros siete jóvenes fueron asesinados por un grupo armado mientras jugaban futbol en una cancha construida con fondos del programa de rescate a Ciudad Juárez.

Según el secretario de Seguridad Pública (SSP), Genaro García Luna, las ejecuciones cometidas en Ciudad Juárez a partir del último bimestre de 2010 han disminuido 46%, ya qye de noviembre a diciembre, dijo, se registraron 333 en total, mientras que de septiembre a octubre del año pasado se contabilizaron 552 homicidios, de acuerdo con la base de datos de Consejo de Seguridad Nacional.

Sin embargo, habría que recordar que sólo en Ciudad Juárez, el año anterior hubo 2 mil 738 ejecuciones, de las 15 mil que se registraron en todo el país.

Todavía el pasado 20 de enero, justo cuando se cumplía un año de la muerte de los 15 jóvenes de Salvárcar, fue asesinada de seis balazos Karina Ivette Ibarra Soria. De los seis impactos que recibió la joven de 16 años por parte de policías federales, uno de ellos perforó su cuello. Otra jovencita que la acompañaba, cuyo nombre se reservó por razones de seguridad, resultó herida.

 Si la violencia no ha parado en Juárez, el plan de Calderón para rehacer esta ciudad tampoco ha logrado sus objetivos mínimos. Por ejemplo, el primer compromiso de los 160 que integran el plan Todos Somos Juárez, proponía que para diciembre del año pasado se ajustarían los sistemas de emergencia para reducir el tiempo de respuesta a menos de siete minutos. No obstante, la organización Ciudadanos por una Mejor Administración Pública confirmó que el tiempo de respuesta de los cuerpos de seguridad es de 25 minutos y en un buen número de llamadas el auxilio nunca llega.

En cuanto al combate al lavado de dinero para desarticular redes de financiamiento del crimen organizado, las autoridades federales ofrecieron una recompensa a quien denuncie a delincuentes involucrados, con la idea de incautar 25% de los recursos ilícitos. Sin embargo, a la fecha no se ha dado a conocer una sola detención o la entrega de tales recompensas.

De los vehículos robados, ni se diga. De acuerdo con la Asociación de Agentes Aduanales de Juárez, apenas se logró la legalización de aproximadamente 15 mil automóviles, de un total de 80 mil que sin placas circulan de manera ilegal en la ciudad.

En cuanto al programa Escuelas Seguras, el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia corroboró que en muchos de los planteles con letreros que tienen esa certificación, el personal docente no tenía el conocimiento ni la logística requerida para su aplicación, y algunos ni siquiera sabían que eran parte del proyecto.

En el tema de desarrollo económico, el compromiso era generar empleo, principalmente para los jóvenes, mediante programas de capacitación, y dar apoyo para que crearan sus propios negocios. De los mil jóvenes que se planeaba ayudar, en octubre apenas iban 400. Y más: no se tomó en cuenta que 64% de los jóvenes juarenses no trabaja ni estudia

Así podríamos seguir enumerando los compromisos hechos por Calderón para restituir el tejido social de Ciudad Juárez, con canchas deportivas que no han servido para nada; servicios médicos insuficientes, porque el personal ha huido frente a la inseguridad; huérfanos abandonados, o viudas en la total indefensión.

Nuevamente los cálculos de presidente panista vuelven a ser erróneos, porque se la ha olvidado un aspecto fundamental: tomar en cuenta a la sociedad.

miércoles, 2 de febrero de 2011

Enfrentamientos en Egipto

Guaruras de Calderón , golpean a activistas

Militares golpean a activistas que protestaron por visita de Calderón a la tumba de Tatic

Isaín Mandujano
Proceso

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chis., 1 de febrero (apro).-

Elementos del Estado Mayor Presidencial (EMP) golpearon a dos activistas chiapanecos que protestaron durante la visita que esta tarde realizó el presidente Felipe Calderón a la tumba del obispo emérito de San Cristóbal, Samuel Ruiz García, quien falleció el pasado lunes 24 de enero.

    Por si fuera poco, los militares también agredieron a un ciudadano argentino que se atrevió a intervenir para que cesara la golpiza contra los activistas Concepción Avendaño Villafuerte y su pareja Rusbel Lara González.
    Alrededor de las 17:15 horas, protegido por un aparatoso dispositivo de seguridad, Calderón visitó la tumba de tatic Samuel Ruiz en la catedral de San Cristóbal, donde colocó una ofrenda floral. Al término del acto, activistas seguidores del obispo emérito, le pidieron al presidente “rezar por los 30 mil muertos que van durante su administración”.

Calderón visitó el estado para filmar promocionales de las riquezas naturales del país y abrió un espacio en su agenda para visitar la catedral de San Cristóbal de Las Casas. Sin embargo, el ostentoso dispositivo de seguridad molestó a los habitantes del lugar y a unas 40 personas que se encontraban en el recinto.

Calderón Hinojosa, acompañado de su esposa Margarita Zavala, así como por el gobernador de Chiapas, Juan Sabines Guerrero y la esposa de éste, Isabel Aguilera, arribó la catedral de San Cristóbal, que encabezó Samuel Ruiz durante 40 años y donde ahora reposan sus restos.

Los mandatarios fueron recibidos por el obispo de la Diócesis de San Cristóbal, Felipe Arizmendi Esquivel, y el párroco de la catedral Eugenio Figueroa, así como por José Ruiz García, el único hermano del obispo emérito que aún vive.

Calderón y Sabines llevaron dos ofrendas florales que dejaron frente la tumba de Tatic. Una decía “C. Presidente de los Estados Unidos Mexicanos” y la otra, “C. Juan Sabines Guerrero”.

En el interior de la catedral sólo estaban unos 40 feligreses que esperaban la misa de las seis de la tarde por el novenario de Tatic, así como algunos periodistas, a quienes se les impidió tomar fotografías.
En las afueras de la catedral Concepción Avendaño Villafuerte gritó a Calderón “pídele a Tatic que rece por los 30 mil muertos que van en tu régimen!”.

Inmediatamente, elementos del Estado Mayor Preidencial levantaron a Avendaño Villafuerte y comenzaron a golpearla. Ella se refugió en su pareja, Rusbel Lara Gonzalez, quien también fue golpeado y llevado a una zona lejana.

En entrevista, la activista dijo que se sintió ofendida por las visitas de ambos personajes políticos.

En el forcejeó un turista argentino grito que dejaran en paz a Avendaño Villafuerte; y advirtió que si no dejaban de agredirla, la agresión sería conocida por la comunidad internacional. Eso bastó para que los militares también golpearán violentamente al argentino, a quien estrellaron contra una pared y después de los llevaron. Hasta esta noche se desconoce su paradero.

Avendaño recordó que para Samuel Ruiz no hubo vayas ni guardaespaldas que se interpusieron entre él y su feligresía, y reprochó que desde su funeral ha sido evidente cómo pretenden robarle a sus seguidores el acceso a la tumba del obispo.

La activista acudió esta tarde a la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) para interponer una denuncia penal por lesiones y abuso de autoridad en contra de los elementos del Estado Mayor Presidencial.
 

Sample text

Sample Text

div

UN GATO

UN GATO

Sample Text

 
Blogger Templates