Ads 468x60px

Páginas vistas en total

jueves, 14 de mayo de 2015

DENUNCIA MORENA CUAUHTÉMOC A SORIA


México D.F.
14 de mayo de 2015
Boletín de Prensa. 018

Bol. 018 Morena Cuauhtémoc denuncia a Muñoz Soria por rebasar tope de gastos
·         Entre los gastos se registran: el arranque de campaña, utilitarios, bardas y uso de recursos en estructura electoral, contemplados como gastos en la nueva legislación electoral
"El candidato a Jefe delegacional en la Cuauhtémoc por el PRD, PT y NA, José Luis Muñoz Soria ha rebasado el tope de gastos de campaña y por eso hemos interpuesto ya una demanda ante el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) para que investigue el caso y proceda conforme a la ley".
Así lo aseguró en conferencia de prensa, Agustín Guerrero, vocero de la campaña del candidato a jefe delegacional por Cuauhtémoc de Morena, Ricardo Monreal Ávila, quien enumeró entre esos gastos: el evento de arranque de campaña, utilitarios, bardas y uso de recursos en estructura electoral, que son contemplados como gastos en la nueva legislación electoral, además, dijo, se debe contemplar la propaganda que difunde el PRD Local y Nacional, así como la propaganda del PT y NA.
"Una de las pruebas que presentamos fue el evento de arranque de campaña del 20 de abril en Monumento a la Revolución, el cual tuvo una asistencia de 20 mil personas, todas trasladadas en unidades de transporte público, entrega de playeras, gorras y lunch a cada una. Se instaló un templete de 190 mil pesos y se presentaron dos grupos al inicio y final de evento", explicó.
En conferencia de prensa conjunta con Alejandro Rojas Díaz Durán, Coordinador Jurídico y de Defensa del Voto de la campaña de Monreal Ávila y Julio Vinicio Lara Mendoza representante propietario de Morena ante el IEDF, señalaron que una prueba más es un desayuno organizado con motivo del “Día de las Madres”, para el cual destinaron 90 mil pesos para la renta del salón, así como la entrega de 22 mil 222 despensas, con un costo total de 10 millones de pesos.
"Hay una simulación a la que daremos una respuesta política. Estamos en una elección con un marco jurídico diferente donde ahora se contempla como gasto el pago de nómina de su estructura, es nuevo el prorrateo de los gastos de campaña de los candidatos, tenemos una campaña sin candidatos, el 99% de las campañas es despersonalizada", dijo Agustín Guerrero.

Respecto a los programas sociales, señaló que la queja también denuncia el uso de recursos públicos por parte de los 83 programas de la delegación, muchos de los cuales no están ubicados como prioritarios, sin embargo siguen operando. Y agregó: "el Jefe de Gobierno hizo un llamado para que los programas que no fueran prioritarios entraran en un periodo de veda, sin embargo han sido llamados a misa".

Agustín Guerrero, explicó que el candidato a jefe delegacional por Morena, Ricardo Monreal no está en contra de la entrega de estos apoyos, sino en contra el uso electoral de éstos.

SUSPENDE EL GDF PROGRAMAS SOCIALES


Por comicios, el GDF suspenderá programas sociales

El secretario general del GDF, Héctor Serrano. Foto: Octavio Gómez
El secretario general del GDF, Héctor Serrano.
Foto: Octavio Gómez
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- A 23 días de las elecciones intermedias, el gobierno del Distrito Federal informó que a partir del próximo domingo quedarán suspendidos todos los programas sociales, excepto los relacionados con la alimentación de menores y grupos vulnerables.
Lo anterior, con el propósito de transparentar el proceso electoral y demostrar que el gobierno “actúa con legalidad”.
El secretario de Gobierno, Héctor Serrano, informó que está decisión se tomó en acuerdo con los 16 jefes delegacionales y con base en el pacto de civilidad que firmó el Instituto Electoral del Distrito Federal con siete de los 10 partidos políticos con registro en la ciudad.
En conferencia de prensa, el funcionario dijo que quedará prohibida la entrega de despensas, tinacos, útiles escolares, -hecho que ha sido denunciado durante la campaña por diferentes partidos en – así como el empadronamiento de adultos mayores para obtener la pensión alimenticia.
Serrano aclaró que el aplazamiento de la entrega de los beneficios sociales no viola ninguna normatividad, y anunció que a partir del 8 de junio la administración “acelerará” el proceso para regularizar el calendario establecido y ejercer el presupuesto asignado en tiempo y forma.

MARTHA PÉREZ PRÓXIMA DELEGADA EN ALVARO OBREGÓN

martes, 12 de mayo de 2015


Concede juez suspensión definitiva a favor de Aristegui

Carmen Aristegui, periodista. Foto: Octavio Gómez
Carmen Aristegui, periodista.
Foto: Octavio Gómez
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El juez octavo de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal, Fernando Silva García, concedió esta tarde la suspensión definitiva a favor de la periodista Carmen Aristegui en la demanda de amparo 672/2015 que interpuso en contra de la decisión de MVS Radio de cancelar unilateralmente su contrato y suspender la emisión de su programa de la Primera Emisión.
Los términos exactos de la suspensión definitiva se conocerán hasta el miércoles 13 de mayo, aclararon los abogados de Aristegui, pero consideraron como “excelente noticia” la decisión del juez, que ya antes, el 27 de abril, había diferido la audiencia incidental cuando pidió más información a los abogados de Grupo MVS.
De acuerdo con Xavier Cortina y Javier Quijano, abogados de la periodista, esta decisión los coloca “en la ruta de ganar el amparo”, aunque desconocen si el juez Silva García va a ordenar la reinstalación inmediata de Aristegui o determinará otras medidas cautelares a favor de la exconductora de la Primera Emisión.
Hasta ahora, el equipo de abogados de Grupo MVS no ha emitido ninguna reacción. Esta decisión del juez Silva García puede ser recurrible por la empresa ante otra instancia del Poder Judicial.
Antes de esta suspensión definitiva, el juez Silva García resolvió una suspensión provisional a favor de Aristegui, en donde estableció que el contrato de la periodista con MVS debe mantenerse vigente y consideró que la decisión de la empresa de emitir lineamientos editoriales representan una “modificación unilateral de las condiciones del contrato” y que “sus efectos pueden generar un efecto inhibidor de la libertad de expresión”.
En la suspensión provisional, el juez pidió a las partes una negociación en presencia del árbitro definido por Aristegui y MVS en su contrato, el exconsejero presidente del IFE, José Woldenberg. MVS rechazó esta posibilidad.
Aristegui dejó de conducir la Primera Emisión de MVS Radio desde el lunes 16 de marzo, cuando ya no se le permitió ingresar a la cabina de transmisión.
La cancelación de las transmisiones de Aristegui se determinó de manera unilateral por MVS aduciendo “abuso de confianza” y acusando a la periodista de haber emitido un “ultimátum” a la empresa cuando pidió la reinstalación de dos de los periodistas de su equipo despedidos, Daniel Lizárraga e Irving Huerta, los mismos reporteros que investigaron y difundieron el caso de la Casa Blanca del presidente Enrique Peña Nieto en noviembre de 2014.
El 13 de marzo pasado, MVS modificó los términos de la relación entre Aristegui y la empresa al emitir unos nuevos “lineamientos editoriales” que prácticamente hacían inválido el contrato de autonomía editorial entre ella y la compañía de Joaquín Vargas.

domingo, 10 de mayo de 2015

¿QUIEN ES HÉCTOR SERRANO CORTÉS ?



Héctor Serrano Cortés no fue electo en un proceso electoral, pero se asume como el funcionario más poderoso en el gobierno de la ciudad más grande del mundo. No existe constancia de que cuente con la cédula profesional, aunque se ostenta como licenciado. Tiene a su cargo, de manera oficial, áreas clave como las cárceles y los vendedores ambulantes, y además ha creado una especie de “gobierno paralelo” que alcanza las entrañas del PRD, el legislativo capitalino y las autoridades electorales. Sus ojos y oídos están en todas partes, de acuerdo con diversos testimonios, y su estructura personal le permite participar en (y anticiparse a) innumerables decisiones políticas y administrativas del Distrito Federal.
Serrano ha trabajado al cobijo de los tres principales partidos políticos del país. Marcelo Ebrard Casaubón fue, sin embargo, quien encumbró a este kraken cuyos tentáculos se extienden a diario… mientras la figura de Miguel Ángel Mancera Espinosa –su actual jefe en el organigrama– se achica y pierde el respaldo ciudadano.
Quienes lo conocen o han trabajado con él lo describen como un hombre temperamental, acomodaticio y desleal. Alguien que “traiciona todos los días al Jefe de Gobierno”. Cuando esta administración termine, dicen los que han seguido sus pasos, Mancera habrá perdido control de innumerables zonas mientras él se fortalecerá y alcanzará un poder pocas veces visto en la Ciudad de México…
Por Mayela Sánchez, Linaloe Flores y Shaila Rosagel
PRIMERA PARTE
Ciudad de México, 25 de agosto (SinEmbargo).- El 27 de marzo de 2012, cuando Héctor Serrano Cortés tomó protesta como Secretario de Gobierno del Distrito Federal, se refirió a su nueva encomienda como “la más importante de la vida”. Ese día lucía satisfecho y jovial. Llevaba su habitual bigote recortado al estilo que los estadounidenses llaman box car, popular durante la Gran Depresión entre los trabajadores migrantes y vagabundos; un bigote que los pachucos asumirían, después, como suyo.
Eran las postrimerías de la jefatura de Gobierno de Marcelo Ebrard Casaubón. Serrano Cortés no se veía exultante, pero sí contento por el nuevo encargo.
Dos años y medio después, Serrano Cortés continúa en el mismo puesto, relevante no únicamente para él sino para los casi 9 millones de habitantes de la capital del país, e incluso para toda la Zona Metropolitana, hogar de cerca de 20 millones de individuos. Pero aunque es el segundo puesto con más peso en la estructura del gobierno local, es el primero entre los servidores públicos que no son electos.
Desde esa posición privilegiada, Serrano Cortés ha consolidado la influencia política que comenzó a afianzar en la administración anterior, al grado de ser considerado por algunos –y por él mismo– como quien realmente detenta el poder en la capital del país, por encima del actual Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa.
Si algo ha ayudado a Serrano Cortés a consolidar su influencia en la capital del país, es su capacidad acomodaticia, coinciden fuentes cercanas al actual mandatario local y a su antecesor. Una revisión a su trayectoria política permite ver que, en sus más de 30 años de experiencia en el servicio público (según ostenta en su ficha curricular), ha ocupado cargos al cobijo de los tres principales partidos políticos del país.
Pero fue con Ebrard Casaubón con quien afianzó su poder político, gracias a los nombramientos que éste le dio como responsable de negociar con alrededor de 12 mil ambulantes, sólo en el perímetro A del Centro Histórico; luego, con su apoyo para convertirse en Consejero Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD); y finalmente al convertirlo en su principal aliado.
Ahora, señalan los ebrardistas, Serrano Cortés es el mayor enemigo de Ebrard. Dio “chaquetazo”, como se dice en el argot. Fue él, principalmente, quien condujo la guerra de Mancera Espinosa contra su antecesor; una batalla por el control y las lealtades.
Hasta los mismos titulares de las secretarías dicen hoy que Serrano Cortés operó esa guerra… y se siguió, acumulando cada vez más poder. Un poder que no tiene siquiera su (relativamente nuevo) jefe.
Serrano es un enemigo poderoso, vengativo y certero, dicen distintas fuentes. Reporteros de SinEmbargo se entrevistaron con al menos una docena de funcionarios que estuvieron dispuestos a hablar de él. La información no verificable corre a pasto dentro de la administración. Pero nadie se atreve, ni adentro ni afuera del gobierno, a dar la cara. Le tienen temor porque, sostienen, incluso los más cercanos a Mancera Espinosa podrían no salvarse de su larga mano. O en eso coincidió la mayoría.
Para la elaboración de esta serie de reportajes, SinEmbargo solicitó una entrevista con el funcionario. Al cierre de edición, no había respuesta del área de Comunicación Social de la Secretaría de Gobierno.
***
La relación de Serrano Cortés con Ebrard Casaubón y Mancera Espinosa refrenda los señalamientos de que no es un hombre de lealtades duraderas. Para poder ocupar el cargo de Secretario, Serrano Cortés había renunciado a la coordinación de Acción Electoral y Promoción del Voto de Mancera Espinosa (entonces candidato a la Jefatura del Gobierno capitalino por una coalición de los partidos de izquierda), de la que llevaba algunas semanas ocupándose y para lo cual, a su vez, había dejado de fungir como operador político de Ebrard dentro del PRD.
Al reincorporarse al gobierno capitalino, durante su toma de protesta como encargado de la política interna del Distrito Federal, Serrano Cortés agradeció a Marcelo –a quien incluso llamó así, por su nombre de pila– por el nombramiento, y le refrendó su lealtad absoluta.
“Muchas gracias con toda mi lealtad”, fueron las palabras con que ese día finalizó su breve mensaje en el antiguo Palacio del Ayuntamiento.
Un colaborador cercano al ex Jefe de Gobierno dice que Serrano Cortés llegó a ganarse la confianza de Ebrard al grado de que habría sido él quien lo convenció de llevar adelante su proyecto Vanguardia Progresista dentro del PRD, y quien le habría apoyado en su idea de buscar la dirigencia del partido. El entonces Jefe de Gobierno dio como un hecho que el poder acumulado por Serrano era para él, y le entregó otras encomiendas.
Pero la intención de Serrano Cortés no habría sido respaldar las aspiraciones políticas de Ebrard. Era aprovecharse de esa concesión para crecer él mismo. Fue así que el grupo Vanguardia Progresista se convirtió, en 2011, en una de las corrientes internas del PRD.
Formalmente Ebrard no era parte de la agrupación, sino que ésta estuvo desde el principio en manos de Jesús Valencia, entonces Secretario general del PRD en el Distrito Federal, y de Serrano Cortés. Ambos personajes se han apropiado de la corriente, que ahora es relacionada con Mancera y no con su antecesor.
“La lealtad que Serrano Cortés prometió a Ebrard terminó el 5 de diciembre de 2012, cuando Mancera Espinosa lo reemplazó en el cargo”, dice una fuente. Y si sigue en el poder, su lealtad a Mancera terminará el 5 de diciembre de 2018, coinciden otros.
El Secretario de Gobierno ha declarado que no ha visto a su antiguo jefe desde que dejó el GDF; mientras que, por el contrario, exalta su cercanía con el actual mandatario local. Incluso es solícito en apoyar las iniciativas de promoción de actividades físicas del Jefe de Gobierno, al grado de que ha asistido a las clases dominicales de yoga que se realizan al pie de la fuente de la Diana Cazadora y en febrero pasado aseguró que bajaría 5 kilos en dos meses.
Fuentes cercanas a Mancera y a Ebrard dicen que la intención del Secretario es utilizar a sus jefes para posicionarse políticamente.
Un integrante del ex gabinete de Ebrard explica que la estrategia de Serrano ha consistido en aislar al mandatario en turno del resto de sus subordinados para ser él quien tenga influencia sobre las decisiones. Así lo habría hecho con Ebrard, asegura.
Quienes han atestiguado la relación entre el actual Jefe de Gobierno y su hombre más importante corroboran este señalamiento, pero ahora con Mancera Espinosa. La autoridad de Serrano es hoy más significativa, sostienen, mientras el Alcalde la ciudad se desdibuja y sus niveles de aprobación desploman mes con mes.
Los que cuentan a SinEmbargo cómo Serrano Cortés consiguió fortalecerse políticamente (“se ha llamado a sí mismo ‘el verdadero Jefe de Gobierno’”, coinciden varios entrevistados), lo describen como una persona desleal; alguien que traiciona a quienes le rodean y se aprovecha de sus errores para granjearse reconocimiento.
Su trato obsequioso, que para algunos incluso raya en el servilismo, sería su estrategia para ganarse la confianza de jefes que, eventualmente, también traiciona.
LICENCIADO SIN LICENCIA
A sus 52 años -nació en la Ciudad de México el 22 de abril de 1962-, Serrano Cortés ha pasado más de tres décadas en el servicio público, como ostenta en su ficha curricular, disponible en el portal de la dependencia que encabeza.
Su primera experiencia destacada como funcionario público data de 1986, cuando fungió como subdelegado en la delegación Venustiano Carranza; el Departamento del Distrito Federal (DDF) operaba bajo un régimen priísta.
A ese encargo siguieron los de secretario técnico de la comisión de Trabajo y Previsión Social de la LIV Legislatura de la Cámara de Diputados, entre 1988 y 1991; de Oficial Mayor de la entonces Asamblea de Representantes del Distrito Federal, de 1991 a 1994; y de Oficial Mayor de la Cámara de Diputados en la LVI Legislatura, de 1994 a 1997.
En este último cargo fue designado por Juan José Osorio Palacios, entonces líder de la Cámara de Diputados y fundador del sindicato de músicos. Osorio también participó, junto con Fidel Velázquez, de la creación de la Confederación de Trabajadores de México.
Entre abril y septiembre de 2003, Serrano Cortés ocupó el cargo de Delegado sustituto de Venustiano Carranza, para reemplazar a María Guadalupe Morales Rubio, del Partido Acción Nacional (PAN).
Previo a su nombramiento, Serrano había trabajado con Morales Rubio en dicha demarcación, y fue ella quien lo propuso como su reemplazo. Aunque en su ficha curricular se asienta que ocupó este cargo de 2001 a 2003, notas periodísticas dan cuenta de que el proceso de salida de Morales Rubio ocurrió a mediados de abril de 2003, de modo que Serrano Cortés sólo fue Delegado sustituto durante cinco meses.
Al término de esa encomienda, ese mismo año Serrano se incorporó a la administración de Andrés Manuel López Obrador, quien por entonces militaba en el PRD y había llegado a la jefatura de Gobierno al amparo de ese partido. Durante los siguientes dos años, Serrano Cortés fungió como director general de la Caja de Previsión Social de Trabajadores a la Lista de Raya del gobierno capitalino.
Ya en la administración de Ebrard, fue el encargado de Programas Delegacionales y Reordenamiento de la Vía Pública, una dirección que en 2008 se convirtió en subsecretaría y de la cual él fue su primer titular hasta 2011, cuando cambió el servicio público por las funciones partidistas y se integró al PRD como Consejero Nacional, ayudado por el Jefe de Gobierno.
Desde esa posición, fue operador político de Ebrard Casaubón, para después reintegrarse a la administración pública en el segundo puesto más importante.
Existen documentos oficiales, algunos que datan del año 1992, donde se asienta que Serrano Cortés es licenciado. La misma información consta en el listado del perfil de puestos y currículos de los servidores públicos de la Secretaría de Gobierno, disponible para su consulta en el portal electrónico de la dependencia, donde se refiere que tiene una Licenciatura en Derecho.
Pero en el Registro Nacional de Profesionistas de la Secretaría de Educación Pública (SEP) no hay información que acredite que el actual Secretario de Gobierno del Distrito Federal cuenta con cédula profesional.
En diciembre de 2012, la empresa consultora Grupo Estrategia Política elaboró una presentación sobre los perfiles de los titulares de las dependencias del gobierno capitalino. Según ésta, Serrano Cortés se encontraba (al menos hasta ese momento) cursando la Licenciatura en Derecho en el Centro Colegiado para la Excelencia Empresarial.
Dicho centro académico fue fundado en 1994 y es dirigido por Rafael Portilla Ruiz, uno de los autores del libro 150 años, el Poder de la Masonería en México, en el que colaboró con el capítulo “La masonería y la cultura en México: Grandes hombres ilustres”.
Un funcionario de la actual administración reveló a SinEmbargo que Serrano Cortés es masón. Otras fuentes cercanas al gobierno de la ciudad lo confirmaron. De allí, dicen, su fascinación por los arcángeles, que distinguen su oficina en el antiguo Palacio del Ayuntamiento.
El sitio donde Serrano Cortés estaría realizando sus estudios (o donde estudió, o desde donde podría tener el título que ostenta) ofrece las licenciaturas en Administración, Derecho, Filosofía y Contabilidad, así como diplomados y cursos de actualización y regularización.
En su portal refiere que sus carreras se estudian en un lapso de entre 18 y 20 meses, mediante un modelo de estudio semipresencial para el cual es necesario acudir sólo una vez por semana.
Pero aún si Serrano Cortés no contara con una licenciatura, no sería impedimento parea ocupar el segundo cargo más importante del gobierno del Distrito Federal, ya que según los perfiles de puestos, elaborados por la Dirección de Recursos Humanos de la Secretaría de Gobierno, para ser titular de esa dependencia basta con tener un grado académico de Técnico Superior Universitario.
En contraste, según esa misma información, para ocupar los puestos de Director de Área “B”, Subdirector de Área “A”, Asesor “E” y Enlace “B” -todos de menor jerarquía que la de Secretario- se requiere contar con un doctorado.
TRAYECTORIA POLÉMICA
La posición de Serrano Cortés como Secretario de Gobierno es privilegiada, pues es el encargado de la relación con las 16 delegaciones políticas y con el Poder Legislativo a nivel local y federal, lo que le ha dado la posibilidad de ser más visible y tener mayor control político, además de asegurar su cercanía con el Jefe de Gobierno, sobre quien ejerce una notoria influencia, de acuerdo con personas cercanas al gobierno capitalino.
Como encargado de la política interna de la capital del país, Serrano Cortés tiene en sus manos, además de los asuntos domésticos de la metrópoli, la atención y reinserción social de las más de 40 mil personas en reclusión en las cárceles del Distrito Federal, el ordenamiento de los comercios en la vía pública, y la regulación territorial y agraria.
No es cosa menor si se piensa que las cárceles del Distrito Federal tienen 81 por ciento de sobrepoblación y prevalecen problemas como “el hacinamiento extremo, la violencia estructural constante y la insalubridad profunda”, así como la corrupción, de acuerdo con el informe 2013 de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).
Dicho documento refiere que la Secretaría de Gobierno fue la instancia contra la que se presentaron más quejas relacionadas con el sistema penitenciario, y que también recibió cerca de la mitad de las medidas precautorias (avisos que la CDHDF da al conocer de posibles violaciones graves a los derechos humanos) emitidas ese año.
El caso de abuso documentado por la CDHDF más recientemente fue la recomendación 3/2014, dada a conocer el pasado 4 de agosto y dirigida al Secretario de Gobierno por uso excesivo de la fuerza contra menores recluidos en la Comunidad de Tratamiento Especializado para Adolescentes San Fernando. La recomendación señala que los custodios de dicho centro golpearon, desnudaron y utilizaron perros para intimidar a los menores de edad.
Durante su gestión como funcionario del gobierno capitalino, Serrano Cortés no sólo ha recibido recomendaciones de la CDHDF respecto a la situación del sistema penitenciario. El organismo defensor de los derechos humanos también lo ha señalado, entre otras razones, por el desalojo violento de los integrantes de la organización de Libreros Asociados del Corredor Donceles del Centro Histórico, por violaciones jurídicas en el reordenamiento de los ambulantes, así como por violaciones al derecho al trabajo.
La relación de Serrano Cortés con los comerciantes ambulantes tiene un peso significativo en su trayectoria política. Por encomienda de Marcelo Ebrard Casaubón, a partir de octubre de 2007 se encargó de negociar la reubicación de alrededor de 12 mil vendedores ambulantes del perímetro A del Centro Histórico, mediante el Programa de Reordenamiento del Comercio en Vía Pública en el Centro. No obstante, en su momento hubo ambulantes que lo acusaron de engañarlos con falsas promesas de apoyos económicos, así como de favorecer a determinados grupos, como el que encabeza Alejandra Barrios Richard.
Hoy los vendedores ambulantes están de nuevo en las calles y la imagen que Ebrard Casaubón quería legar sólo sirvió para que Serrano robusteciera su poder de control político.
Actualmente, como parte de sus atribuciones formales, tiene la encomienda de conseguir la aprobación de la Reforma Política del Distrito Federal, que es una de las cartas fuertes de Mancera Espinosa. También es el encargado de vigilar la implementación de la Cruzada contra el Hambre en la capital del país.
Uno de los asuntos polémicos que Serrano Cortés ha tenido que enfrentar durante la actual administración es el de las personas detenidas arbitrariamente durante el operativo policial del 1 de diciembre de 2012, cuando la toma de protesta del Presidente Enrique Peña Nieto motivó protestas en la capital del país. Luego de que el 10 de abril la CDHDF emitiera un informe especial sobre las detenciones arbitrarias y responsabilizara a las autoridades capitalinas, el Secretario de Gobierno aseguró a quienes fueron detenidos arbitrariamente que se les repararía el daño, sin precisar cuándo. Hasta la fecha ese compromiso sigue en el aire.
Dos actuales funcionarios cercanos al gobierno de Mancera cuentan un detalle nada menor sobre el operativo del 1 de diciembre. Sostienen que Serrano operó para que se perdiera el control ese día tan importante para Ebrard y, por supuesto, para el mismo Mancera. El Secretario del Ayuntamiento, afirman, “olvidó” activar la base Morelos, que es la que concentra los detalles operativos para un evento mayúsculo como el que se esperaba.
El operativo, dicen, se salió completamente de control. Los mandos, sin la base Morelos, no concentraron información, perdieron contacto entre sí, etcétera. Ese descontrol afectó el cierre del gobierno de Ebrard. Y en la carambola, una de las bandas falló, sostienen: también dañó la imagen del nuevo jefe de Serrano.
En octubre de 2013, Serrano Cortés fue señalado por Alejandra Moreno Toscano, titular de la Autoridad del Centro Histórico (adscrita a la Secretaría de Gobierno), y Arturo Javier Marina Othón, representante de la empresa Marina Restauración de Monumentos, como el responsable de adjudicar de forma directa el proyecto para remozar la estatua de Carlos IV de España, mejor conocida como “El Caballito”, luego de que la restauradora representada por Marina Othón causara daños en la efigie.
Un día antes, en conferencia de prensa, Serrano Cortés había anunciado que el gobierno capitalino había interpuesto una denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) contra quien resultara responsable por los daños causados a la estatua y aseguró que la empresa restauradora había comenzado los trabajos sin que hubiera un contrato de por medio con las autoridades capitalinas.
LA CNTE Y EL NEGOCIADOR
Desde que la tarde del 21 de agosto de 2013, 40 mil maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) ocuparon la plancha del Zócalo capitalino en un plantón histórico hasta su desalojo el 13 de septiembre. El Secretario de Gobierno de la administración mancerista consiguió información y, fiel a su estilo, la atesoró para después operar.
Tras decenas de marchas, persecuciones callejeras y negociaciones en la sede de la Coordinadora en el Centro Histórico capitalino, los maestros fueron expulsados de la principal plaza pública del país en un operativo que conjuntó fuerzas federales y locales.
Fue Serrano Cortés quien tomó los micrófonos ante los medios. “Negociar” fue el verbo que más pronunció aquella tarde de septiembre, en la víspera de los festejos por el aniversario de la Independencia. Incluso mientras ocurría el éxodo de los maestros, declaró que una vez desocupado el Zócalo, la negociación con ellos continuaría.
En cambio, el entonces Comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb –la representación del gobierno federal–- fue claro: “Hemos agotado todo, vamos a actuar y a acabar el asunto. Ningún policía mío lleva arma de fuego”.
El Cuerpo de Granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del gobierno capitalino entró por tierra, en tanto que los elementos de la Policía Federal volaban sobre la zona. Documentos de la SSP capitalina muestran que para el desalojo se utilizó la técnica Kettling, que consiste en filas de policías que avanzan y se mueven para acorralar.
Aunque hay dos críticas en el mundo para este procedimiento, las autoridades locales la eligieron, con Héctor Serrano como el funcionario responsable en el terreno. Dichos señalamientos son que el encapsulamiento puede durar horas y que personas no involucradas en el conflicto pueden quedar atrapadas. Aquel día las dos cosas ocurrieron.
Y Serrano se mantuvo fiel a su dicho: “Seguiremos negociando”.
Los maestros de la CNTE trasladaron su campamento a la plaza del Monumento a la Revolución, de donde comenzaron a retirarse el pasado 5 de enero, rodeados por granaderos de la SSP.
Serrano Cortés dijo entonces a la prensa que el desalojo de los maestros del Monumento a la Revolución había sido en respuesta a una exigencia de la sociedad.
Francisco Bravo, quien para ese momento fungía como secretario general de la Sección 9 de la CNTE, con sede en el Distrito Federal, relata a SinEmbargo que Serrano Cortés dijo a los maestros que no había podido evitar el desalojo porque las circunstancias políticas y los tiempos ya estaban rebasados y ya no había otra alternativa.
Más de ocho meses han pasado desde entonces, los mismos en que los líderes de la CNTE rompieron toda comunicación con el Secretario de Gobierno.
Bravo, quien dejó la secretaría general de la Sección 9 el pasado 2 de marzo, no recuerda con precisión cuántas veces estuvo en las reuniones entre los líderes de la Coordinadora y Serrano Cortés, pero calcula que serían unas ocho ocasiones.
Lo que sí tiene presente es que la tónica de las reuniones entre los maestros disidentes y el funcionario dependía del asunto a tratar y de la resolución a la que buscara llegar el gobierno de la ciudad.
“Había momentos en los que parecía que era un asunto de mucha construcción, había otros en los que era muy determinista. Entonces me parece que actuaba mucho por vaivenes. Yo no le vi una característica única permanente, sino más bien tenía que ver con los momentos políticos”, dice.
Los asuntos en los que los maestros recibían una actitud conciliadora de Serrano Cortés eran aquellos relacionados con cuestiones logísticas, como mantener la limpieza o la seguridad mientras estuvieron instalados en la plancha del Zócalo, dice Bravo.
Por el contrario, la negociación se volvía ríspida cuando el funcionario pretendía imponer sus decisiones. En otros momentos, recuerda el ex líder magisterial, el Secretario manejaba ante los medios que había llegado a acuerdos con los maestros aunque no fuera así.
Paulatinamente devino el distanciamiento entre ambas parte, aunque el momento de ruptura total fue cuando los maestros tuvieron que desalojar el Monumento a la Revolución. Nunca hubo una confrontación directa, dice Bravo, y reconoce en ello la habilidad de Serrano Cortés para negociar, para acomodarse a las circunstancias.
Al final la última palabra la tuvo el Secretario.
“Tengo la impresión de que es alguien centralista que ejerce el poder y me parece que le ha vendido muchas cosas a Mancera”, dice el maestro.
“Yo sí creo que ha tomado el control de muchas áreas de la política del Distrito Federal, particularmente la política del control del movimiento social. Me parece que está en manos de Serrano”, concluye.
Después del operativo, un grupo de los asesores realmente cercanos a Serrano se dedicó a difundir, entre periodistas incondicionales, que “el problema no fue solucionado por Mancera. Fue el Secretario de Gobierno porque es él quien tiene el control”.
EL OPERADOR POLÍTICO
El pasado 12 de junio, en la sala Digna Ochoa de la CDHDF, el Jefe de Gobierno pronunciaba un mensaje a propósito de la presentación del informe de labores 2013-2014 de la titular del organismo, Perla Gómez Gallardo.
Justo cuando el mandatario local afirmaba que su gobierno era respetuoso de los derechos humanos, la activista Gisela Pérez de Acha subió al podio y desenvolvió una cartulina que llevaba escondida debajo de la blusa y el pantalón y en la que se leía la leyenda “Protestar no es delito. Reprimir sí”.
Acto seguido, alrededor de una veintena de los asistentes al evento se sumó a la protesta; espetaron consignas y desplegaron lonas y hojas con mensajes contra lo que consideraron una política de criminalización de la protesta social por parte del gobierno de Mancera Espinosa.
De pronto, de entre el público alguien lanzó una botella de plástico al podio donde se encontraban tanto el Jefe de Gobierno como la titular de la CDHDF. El objeto no alcanzó a golpear a nadie, pero obligó a Mancera Espinosa a abandonar el recinto.
El Jefe de Gobierno subió, furioso, a su camioneta, relata una fuente cercana al mandatario. Con él estaban el coordinador de Comunicación Social del gobierno capitalino, Fernando Macías, y su brazo derecho, Serrano Cortés.
Habría sido el Secretario de Gobierno quien le espetó, cuando el Alcalde estaba en busca respuestas: “Fue esa pinche vieja…”, en referencia a Gómez Gallardo.
La noche de ese mismo día, la coordinación de Comunicación Social del gobierno emitió un boletín en el que acusaba a Gómez Gallardo de haber invitado a “anarquistas” para “reventar” su propio evento y dañar así al Jefe de Gobierno.
Funcionarios de la actual administración sostienen que la manifestación no fue fraguada por Gómez Gallardo. Quien habría estado detrás de ese suceso habría sido Serrano Cortés, aseguran. ¿Su intención? Afectar la imagen de la titular de la CDHDF, así como la de quien la llevó a ocupar ese puesto, Manuel Granados Covarrubias, el actual presidente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.
En los días siguientes al suceso en la CDHDF, SinEmbargo entrevistó tanto a Pérez de Acha como a Wendy de la Rosa, integrante de la Coordinadora 1DMX y quien también asistió a la CDHDF para protestar contra Mancera Espinosa. Ambas rechazaron haber sido llevadas por algún funcionario y dijeron, en conversaciones por separado, que habían acudido por iniciativa propia al evento, pues era público.
Pérez de Acha posteriormente declaró que al menos tres distintos grupos habían coincidido aquel día en la Comisión, y que no había tenido contacto con ninguna otra persona antes de protestar espontáneamente en el lugar. Además se deslindó de cualquier vínculo con grupos anarquistas, como erróneamente fue señalada en algunos medios de comunicación.
Según la fuente consultada, Serrano Cortés tiene contacto con grupos de llamados “anarquistas” y los habría llevado al evento de la CDHDF.
No es la primera vez que distintas fuentes, en varios medios, vinculan a Serrano Cortés con tales grupos que operan en el Distrito Federal. La mayoría de sus líderes están libres a pesar de que aparecen en casi cualquier manifestación, menos en algunas muy contadas.
Otras fuentes refieren que también tiene relación con “vagoneros” del Metro y con grupos de taxistas que usa a discreción.
Además, varios funcionarios y ex funcionarios del gobierno capitalino refieren que Serrano Cortés opera un equipo de espionaje político.
En la siempre concurrida zona centro de la ciudad, en la esquina de las calles Victoria y Revillagigedo, una antigua construcción porfiriana se distingue en el panorama repleto de comercios de productos de iluminación y objetos para baño. Los rojizos remates de la torre dan realce a la construcción que abarca casi la totalidad de la cuadra y que alberga el Museo del Policía, un proyecto de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) capitalina que fue concebido para que los agentes policiales mostraran sus habilidades artísticas y culturales.
El proyecto ha devenido en la exhibición de muestras sobre asesinos seriales, instrumentos de tortura, brujería, hombres lobo y vampiros.
Ese mismo edificio alberga el Centro de Comando y Control C2 del Centro de la SSP, que controla el sistema de videovigilancia y radio del perímetro centro de la ciudad.
Pero ahí también se resguardaría un equipo de espionaje operado por Serrano Cortés, a decir de un funcionario de la pasada administración. SinEmbargo no tiene elementos para corroborar la existencia de dicho centro de espionaje más que sus dichos.
DENUNCIA POR EJERCICIO ILEGAL
Serrano Cortés es temido y pocos se atreven a confrontarlo abiertamente. Los individuos consultados por SinEmbargo, que pidieron no ser identificados, se cuentan entre ellos.
Por eso es que sorprende que haya una denuncia en su contra ante la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal; más aún si se trata de una acusación por ejercer funciones que no le corresponden.
Dicha denuncia fue presentada el 16 de julio de 2013 ante el juez Primero de Distrito Penal y quedó asentado bajo el folio FSP/B/T3/01641/13-07.
Quienes la presentaron fueron Armando Barajas Ruíz, Miguel Ángel Arias Guzmán y Victorio Rubén Montalvo Rojas.
Barajas Ruíz es Consejero Nacional del PRI y su nombre ha resonado recientemente en los medios, pues fue quien solicitó la expulsión del partido de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, quien presuntamente dirigía una red de prostitución desde las oficinas del PRI capitalino.
Al menos hasta 2012, Arias Guzmán fungía como contralor en el municipio mexiquense de Nezahualcóyotl, de extracción perredista. Antes militó en el PRD.
Montalvo Rojas es un político perredista y al amparo de ese partido ocupó en dos ocasiones una Diputación federal. En su segunda gestión como Diputado (2006-2009), el 24 de abril de 2008 se sumó a la sesión que los priístas y panistas habían realizado en una sede alterna, debido a que los legisladores miembros del Frente Amplio Progresista (PRD, Partido del Trabajo y Convergencia) habían tomado la tribuna.
Su presencia ayudó a tener el quórum necesario para que la sesión pudiera realizarse. En ésta se aprobó eliminar la cláusula de gobernabilidad del Distrito Federal, lo que desde entonces impide que un solo partido político tenga mayoría absoluta en la Asamblea Legislativa.
También se desempeñó como coordinador de asesores en la delegación Venustiano Carranza entre 2002 y 2003, en el mismo lapso que Serrano Cortés laboró en esa demarcación. Su ficha curricular refiere que durante ese mismo lapso fue director general de la Caja de Previsión para Trabajadores de Raya, puesto que asumiría en 2003 Serrano Cortés.
Sin embargo, la denuncia contra el Secretario de Gobierno no fue presentada a título personal, sino a nombre de una asociación civil llamada Consejo Vecinal Propuesta Ciudadana para la Ciudad de México, de la que los tres personajes mencionados son, respectivamente, presidente y vocales.
Sentado en su oficina en la sede de dicha asociación, en la Delegación Venustiano Carranza, Barajas Ruíz insiste en subrayar que la denuncia fue interpuesta por la agrupación y no por ninguno de ellos tres a título personal.
La denuncia fue interpuesta contra Serrano Cortés y contra Marcela Gómez Zalce, directora del Sistema de Radio y Televisión Digital del gobierno capitalino, adscrita a la Secretaría de Gobierno, por presunto ejercicio ilegal del servicio público, abuso de autoridad y/o tráfico de influencias.
Esto debido a que el 3 de junio de 2013, en la Gaceta Oficial del Distrito Federal se publicó un acuerdo mediante el cual Serrano Cortés delegaba facultades a Gómez Zalce para celebrar, otorgar y suscribir contratos, convenios y demás actos jurídicos para ejercer sus funciones.
El acuerdo invocaba al artículo 16 de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Distrito Federal, lo que a ojos del Consejo presidido por Barajas Ruíz era erróneo, pues dicho artículo no faculta a los secretarios de despacho para que puedan delegar sus facultades y obligaciones. En su denuncia, el Consejo se refirió al artículo 5 de la misma ley, que estipula que quien puede delegar facultades a los servidores públicos subalternos es el Jefe de Gobierno.
A decir de Barajas Ruíz, la agrupación que preside supo del caso “por una columna de Adrián Rueda, publicada en el diario Excélsior”.
Dicha columna, publicada el 8 de julio de 2013, refiere que con la atribución concedida a Gómez Zalce, Serrano Cortés “le había delegado legalmente el derecho a pasar la charola”.
La misma columna consigna que el 17 de junio, es decir, dos semanas después de que se publicó el acuerdo, el Consejero Jurídico del gobierno capitalino, José Ramón Amieva Gálvez, informó a Gómez Zalce que la delegación de facultades otorgada por Serrano Cortés era ilegal y la revirtió. El Consejero invocó el artículo 5 de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Distrito Federal.
Barajas Ruíz explica que la motivación de presentar una denuncia en contra de Serrano Cortés y de Gómez Zalce fue porque uno de los objetivos del Consejo es interponer quejas o denuncias cuando conozca de violaciones a derechos humanos, a derechos político-electorales de los ciudadanos o sepa de la incorrecta prestación de servicios públicos o irregularidades en la actuación de los funcionarios.
En este tenor, denunciar a Serrano Cortés por presuntamente atribuirse funciones que no le corresponden cabía entre las atribuciones de la agrupación.
Pero el interés de la asociación que preside Barajas Ruíz terminó al presentar la denuncia, pues dice que desconoce cuál ha sido el curso que tomó.
El 14 de noviembre de 2013, la agente del Ministerio Público Liliana Pineda Soto determinó que los denunciantes no tenían interés jurídico porque no eran afectados directamente. Barajas Ruíz considera que habría un afán de obstruir el caso.
La última información sobre el caso data del 3 de abril de 2014, cuando el juez Primero de Distrito en materia Penal aceptó un recurso interpuesto por los quejosos contra la sentencia del caso dictada en enero pasado.
Barajas Ruíz acepta que conoció a Serrano Cortés desde la época en la que éste trabajó en la Delegación Venustiano Carranza. Dice que no supo de ninguna otra irregularidad en el actuar del funcionario, convertido hoy en el segundo hombre más poderoso de la ciudad.
O el primero, según algunos.
Ve el articulo completo con imágenes en
www.sinembargo.mx/25-08-2014/1096535
 

Sample text

Sample Text

div

UN GATO

UN GATO

Sample Text

 
Blogger Templates